La dirección del centro comercial Angelópolis descartó que se oponga al cierre de negocios por la contingencia del Covid-19 o que haya represalias contra quienes así lo decidan, incluso adelantó que se prevé que entre está y la siguiente semana cierren temporalmente el 30 por ciento de los locales.

Así lo dio a conocer Enrique Valdez Gutiérrez, director del centro comercial, quien en entrevista con e-consulta señaló que actualmente los locales que deciden abrir lo hacen por voluntad propia, además de que no existen penalizaciones económicas para quienes modifiquen sus horarios o incluso cierren.

Señaló que a partir del miércoles restaurantes como El Parrillaje o Allegue ya no abrirán porque así es mejor para sus intereses, pues consideran que es difícil mantener operando un lugar de ese tipo con tan bajos ingresos como los de los últimos días.

"Todos los que están operando es por voluntad propia, ahorita por ejemplo Starbucks está cerrado en Luxury Hall pero está abierto en terraza (...) A partir de mañana Parrillaje y Allegue cierran, ellos están resintiendo el tema de la operación, el mantener operando un negocio con una venta tan baja", expuso.

Además de recalcar que la dirección del centro comercial no interfiere en los intereses de los locatarios, Valdez Gutiérrez explicó que se ha sugerido modificar los horarios de cierre de la plaza por un tema de seguridad, pues después de las 20:00 horas es más inseguro para los que usan el transporte colectivo.

"No hay ninguna negativa por parte nuestra, no estamos obligando a nadie a seguir en operación, hay algunos negocios que han decidido seguir en operación buscando seguir teniendo ingresos (...) En algún momento hemos sugerido –la modificación de los horarios–, no solo por costos de operación sino hasta por temas de seguridad", reveló.

Sobre el cierre definitivo del centro comercial, reconoció que sería un duro golpe para la economía de los empleados ya que muchos son meseros o trabajan por comisión, situación que les golpearía fuertemente en sus bolsillos, por lo que muchos negocios han decidido extender el mayor tiempo posible su operación.

Agregó que si no existe un mandato oficial que obligue a cerrar la plaza, que cuenta con más de 200 locales y 45 islas, la misma seguirá abierta permitiendo a los locatarios continuar con sus ventas, siempre manteniendo las especificaciones en materia de seguridad sanitaria.

"Nosotros no podemos tomar una decisión unilateral si no hay un mandato de las autoridades. Estamos cumpliendo con todos los mandatos que se están marcando, en el área de fast food ya hay una reducción del 50 por ciento de las mesas, hay sanitizante, gel antibacterial", expuso.