En plena contingencia sanitaria y con la afluencia de clientes cada día más baja, locatarios del centro comercial Angelópolis acusaron a la administración de no permitirles cerrar sus negocios y obligarlos a seguir pagando los altos costos de la renta a pesar de los bajos ingresos que están teniendo.

La plaza se encuentra a menos de 30 por ciento de su asistencia promedio y los locales se encuentran abiertos a pesar de la contingencia, ya que presuntamente están siendo obligados por la administración de la plaza.

El administrador del Centro Comercial, Enrique Valdéz, ha ignorado la solicitud de apoyo ante la baja afluencia de clientes. Los que rentan locales se encuentran preocupados pues es más complicado reunir el dinero para pagar mensualmente alrededor de 200 mil pesos.

Las fuentes consultadas señalaron que el hostigamiento y las presiones se han dado principalmente al sector restaurantero del centro comercial Angelópolis, pues aunque el reciente decreto emitido por el gobierno de estado para cerrar ciertos establecimientos en la contingencia no incluye a este gremio, sí se ha visto afectado por las pocas ventas.

Los arrendatarios han buscado alguna negociación con la administración para moderar la renta pero no solamente han recibido negativas sino que incluso los han amenazado con multas en caso de que opten por cerrar los establecimientos durante la contingencia.

A fin de conocer la postura de la administración, este medio buscó a Enrique Valdéz sin embargo no se obtuvo respuesta.

Una de las tiendas de Angelópolis es el Palacio de Hierro, que para no cerrar decidió modificar su horario y a partir de esta semana y hasta nuevo aviso abrirá al mediodía y cerrará a las 19:00 horas, debido a la poca afluencia de personas a la plaza.

Tiendas de cadenas trasnacionales como Old Navy o Cinépolis suspendieron sus actividades desde la semana pasada por órdenes centrales de sus corporativos por la contingencia del coronavirus.