En la Ciudad de México fueron confirmados 16 casos de sarampión, nueve son adultos, el resto son menores de edad.

La Secretaría de Salud capitalina detectó que la mayoría de los pacientes no tenían el esquema de vacunaciones completo, incluso que no había antecedentes en los niños.

“Se vacunó a todos, como ya había señalado, a todo el personal del Reclusorio Norte [había casos sospechosos ahí], personas privadas de la libertad y personal médico; más de 8 mil vacunas se aplicaron en ese centro penitenciario”, detalló la secretaria Oliva López Arellano, según una nota del diario El Universal.

En conferencia de prensa, la funcionaria dijo que las autoridades ya montaron los cercos sanitarios correspondientes en torno a los lugares donde fueron detectados los pacientes contagiados de sarampión.

Las medidas de prevención incluyen identificar a las personas con quienes los enfermos hayan tenido contacto. Lo anterior, con el fin de prevenir más contagios. Las autoridades capitalinas han iniciado tareas de vacunación en puntos particulares, como los reclusorios locales.

“Los cercos epidemiológicos en campo ya se hicieron en todas las zonas donde hubo un caso [de sarampión], por ejemplo, a uno de los niños contagiados, que estaban en distintas alcaldías. En todos los casos se hicieron los cercos epidemiológicos, la búsqueda de contactos y la vacunación masiva con barrido territorial casa por casa”, aseguró López Arellano.

El sarampión es una enfermedad infecciosa y contagiosa que se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas rojas en la piel y fiebre alta. Los últimos casos de la enfermedad en la Ciudad de México se dieron hace 20 años, según las autoridades de Salud.