En el Senado de la República se demandó al gobernador Miguel Barbosa Huerta cesar el uso “arbitrario y tendencioso” de las instituciones y los actos de “intimidación” contra la senadora del PT, Nancy de la Sierra Arámburo.

En la sesión de este miércoles se emitió un pronunciamiento donde la Mesa Directiva condenó supuestos actos de acoso contra la legisladora, al señalar que “atentan injustificadamente contra su libertad y seguridad lesionando gravemente el estado de derecho”.

Sin precisarse los hechos intimidatorios, se denunció que se han llevado a cabo “a través del uso arbitrario y tendencioso de instituciones públicas y estatales”.

Lo que sí se evidenció es que la intimidación se debería a que existe una investigación en contra de la senadora en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Por ello el exhorto involucró al gobernador, al encargado de despacho de la FGE, Gilberto Higuera Bernal, y al titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

La demanda fue que las indagatorias se apeguen a derecho y sin persecución política contra la también esposa del exalcalde de San Pedro Cholula y ahora diputado local, José Juan Espinosa Torres.

“La Mesa Directiva exhorta a que brinden seguridad jurídica a la senadora y, en caso de existir alguna investigación contra la senadora o algún integrante de su familia se proceda conforme a derecho”, indica el pronunciamiento.

Como último punto se exigió a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de Puebla a “construir un ambiente de civilidad política” en el estado.

“La Mesa Directiva exhorta a los tres poderes del estado a procurar a través del diálogo la construcción de un ambiente de civilidad política e institucionalidad que permita la sana convivencia entre los actores políticos de dicha entidad”.

Acusan espionaje

El fin de semana la revista Proceso publicó un reportaje sobre el gobernador poblano titulado “El estilo morenovallista de Miguel Barbosa”, en el cual Espinosa Torres denunció supuestos actos de espionajes e intimidación.

“El diputado local José Juan Espinosa dice ser el primer perseguido político del sexenio. El legislador fue destituido de las presidencias de la Mesa Directiva y de la Comisión Inspectora. El Congreso Local, además, aprobó un procedimiento en su contra sobre su gestión como alcalde de Cholula”, indica un fragmento de la nota.

“La persecución, asegura, se intensificó cuando su esposa, la senadora morenista Nancy de la Sierra, pidió desde la tribuna que el gobernador ofreciera una disculpa pública por su dicho “me robaron, pero los castigó Dios”, en referencia al exgobernador Moreno Valle y a las elecciones que perdió ante Alonso.

El mandatario no se disculpó y la Fiscalía General de estado retomó una denuncia de años atrás que varios panistas presentaron contra Espinosa y su esposa por enriquecimiento ilícito”, agrega el texto firmado por la corresponsal Gabriela Hernández.

“El legislador local denuncia que con la reapertura de su proceso, la persecución política en su contra ha incluido actos de espionaje con drones que sobrevuelan su casa y oficinas, así como intervenciones telefónicas, la visita de policías judiciales a su domicilio y la solicitud del Ministerio Público a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que informe sobre los viajes internacionales que él y su familia realicen”, se denunció en la publicación que fue refutada por el gobierno estatal.