El exsecretario de Gobernación de Puebla, Fernando Manzanilla Prieto, negó tener un pleito con el gobernador Miguel Barbosa Huerta y se deslindó del reportaje donde la revista Proceso tachó al mandatario de morenovallista.

Con esto descartó sentirse aludido en la réplica del reportaje, donde Verónica Vélez Macuil, coordinadora de Comunicación y Agenda Digital del gobierno del estado, acusó que la publicación fue por encargo de un exsecretario o un rector “con aspiraciones políticas”.

“A quien le quede el saco, que se lo ponga, yo no tuve nada que ver”, sentenció en entrevista con e-consulta ahora como diputado federal del PES.

Sin aclarar si coincide en que Barbosa Huerta replica prácticas que antes criticó al exgobernador panista Rafael Moreno Valle, el exsecretario rechazó que busque desacreditar al gobierno en turno y, por el contrario, sostuvo que le desea “lo mejor”.

No supo explicar por qué el gobierno del estado atribuyó la nota a un exintegrante del gabinete y no quiso opinar si fue errada la misiva con la que la administración estatal descalificó la nota de Proceso.

“No sé por qué lo dijeron, no siento una alusión personal. Ahora sí que a quien le quede el saco, que se lo ponga. Yo no tengo lío (con el gobernador) creo que tiene todo para hacerlo bien y pues que dios lo ayude”, refirió.

Le deseo lo mejor a Barbosa

Manzanilla Prieto sostuvo que “le desea lo mejor” a Barbosa Huerta y se dijo dispuesto a colaborar en lo que sea necesario para que el gobierno de Morena funcione.

Ante las críticas por el aumento y creación de impuestos, el reemplacamiento, el alza al pasaje del transporte y la supuesta persecución contra opositores políticos, el exsecretario solo refirió que parte del deber de los gobiernos es asumir los “costos políticos” de sus decisiones.

A la vez consideró que estos costos son más grandes al inicio de un gobierno y más aún cuando existe un “cambio de régimen de fondo”, por lo que aseveró que la sociedad debe colaborar en la transición.

Va contra filtración de fotos de crímenes

En otro tema, Manzanilla Prieto anunció que este lunes ingresó en la Cámara de Diputados su iniciativa para castigar hasta con cinco años de cárcel a los servidores públicos que difundan fotos o videos de víctimas de crímenes, especialmente mujeres, para evitar más casos como el de la difusión del feminicidio de la joven poblana Ingrid Escamilla.

Su proyecto de ley contempla adicionar un artículo al Código Penal federal, a fin de que aplique la medida en todo el país para policías, bomberos, agentes del Ministerio Público, peritos y hasta jueces.

Esta medida también se contempla legislar a nivel estatal y en próximos días se presentará la iniciativa en el Congreso del estado.