Andrés Manuel López Obrador afirmó que aunque a los conservadores no les guste, continuará realizando colectas o rifas.

Indicó que si les quedan residencias y casas de descanso presidenciales las venderán para obtener dinero y construirán obras en comunidades pobres.

“Si por ejemplo nos van quedando residencias, casas de descanso para el presidente, eso se va a convertir en dinero y al mismo tiempo en obras en comunidades pobres. Eso no les gusta a los conservadores, y ofrezco disculpas, somos distintos”.

Reconoció que los conservadores calificaron de ridícula la rifa del avión presidencial y apuntó que hasta una banda de rock criticó la propuesta.

“Los conservadores dicen que es ridículo, que cómo vamos a rifar eso. Hasta una banda de rock progresista se molestó”.

El viernes 14 de febrero, Andrés Manuel López Obrador consideró que exageran los que dicen que la reunión en Palacio Nacional fue para extorsionar a los empresarios.

Afirmó que la reunión con los empresarios no fue un pase de charola, porque se les pidió que colaboraran de buena fe y de forma voluntaria.

“Se acuerdan del pase de charola. El pase de charola fue decirles aporten para la campaña del PRI. Esto es de buena fe, no es obligatoria, es voluntario”.