Puebla cerró 2019 como la entidad del país con la tercera tasa más alta de personas que trabajan en empleos sin ningún tipo de prestación, de acuerdo con un reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante el cuarto trimestre del año pasado, el Inegi identificó 2 millones 878 mil 209 personas ocupadas en alguna actividad laboral, pero 2 millones 14 mil 746, que equivalen al 71.6 por ciento, lo hacían en actividades informales.

Los datos implican que por cada 10 personas que trabajan en el estado, siete no tienen acceso a la seguridad social, al pago de utilidades, a un fondo para el retiro, a periodos vacacionales, entre otras prestaciones.

Puebla solo fue rebasada en ese rubro por Guerrero y Chiapas que alcanzaron un 79.6 y un 71.8 por ciento, respectivamente. El promedio nacional fue del 56.2 por ciento, por lo que Puebla superó ese indicador.

Si los datos se analizan por ciudades, Puebla se encuentra entre las cinco metrópolis del país con los índices de informalidad más altos, al alcanzar un 52 por ciento. Las otras urbes son Tlaxcala (66.6%), Acapulco (62.4%), Acapulco (62.4), Oaxaca (58.1%), Cuernavaca (56.4%).

El promedio nacional en ese rubro fue del 45.1 por ciento, por lo que la Angelópolis también rebasó ese indicador.

El periodo de análisis corresponde al primer trimestre del gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta y al primer año de la gestión de la alcaldesa capitalina Claudia Rivera Vivanco.