El donativo de empresarios para comprar boletos de la rifa del avión presidencial podría ser violatorio de la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

Este miércoles, 75 empresarios se comprometieran a entregar mil 500 millones de pesos aunque la ley prohíbe a todos los servidores públicos, incluido el presidente, solicitar dádivas para beneficio personal o de terceros, según una nota del diario Reforma.

La citada ley forma parte del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), y obliga a las personas morales a seguir una política de integridad.

“Deben conducirse con rectitud sin utilizar su empleo, cargo o comisión para obtener o pretender obtener algún beneficio, provecho o ventaja personal o a favor de terceros, ni buscar o aceptar compensaciones, prestaciones, dádivas, obsequios o regalos de cualquier persona u organización”, indica.

Max Kaiser, presidente de la Comisión Anticorrupción de la Coparmex, indicó que la solicitud parece más bien una extorsión donde quien no coopere no sería beneficiado con contratos. “Parece el Estado diciendo a los empresarios: si ustedes no colaboran entonces se puede utilizar el poder del Estado frente a ustedes”, dijo.

“Los códigos de conducta de estas empresas que comercian en el mundo, muchas presentes ahí, tienen una prohibición expresa a aportar dinero a intereses políticos específicos, a partidos y a hacer donaciones simuladas que parezcan contribuciones a temas sociales”, agregó.