La presidenta del Consejo Taxista del Estado de Puebla (CTEP), Erika Díaz Flores, acusó a Arturo Loyola, y René Sánchez Juárez, líderes de grupos de transportistas, por amenazas y deslindó a sus agremiados de la agresión a un ciudadano que acudió a la CAPU el pasado jueves a recoger a su esposa y fue confundido con un chofer de la plataforma Uber.

En rueda de prensa Díaz Flores aseguró que ha sido víctima de ataques por los representantes de transportistas  Arturo Loyola González y René Sánchez Juárez, líder de la FROC, y los responsabilizó si algo les llega a pasar a ella o a su equipo de trabajo, pues ya han sido agredidos en busca de desestabilizar su organización.

"Yo ya (sufrí atentados) tres veces. Hago responsable a René Sánchez Juárez de lo que me llegue a pasar a mí y a mi equipo más cercano, que también ya fue atentado en estas oficinas, exactamente hace un año. Y los necesito ver en la cárcel, necesito justicia, necesito a Arturo Loyola González pagando por los crímenes que ha cometido y por los delitos que sigue cometiendo", señaló.

La dirigente del Consejo Taxista manifestó estar a favor de la intervención de la Secretaría de Movilidad y Transporte para la revisión de unidades y detectar si hay piratas y negó que alguno de sus agremiados haya sido quien agredió a un automovilista afuera de la CAPU, al confundirlo con un Uber.

"Los usuarios tienen el derecho de tomar el servicio que deseen. Mis choferes, mis amigos, están certificados y no agreden a los poblanos. Quienes somos agredidos, baleados, somos nosotros", señaló Díaz Flores.

Ayer por la madrugada se reportó que un automovilista que acudió a recoger a sus familiares a la CAPU fue agredido por un taxista que creyó que se trataba de un conductor de plataforma privada, sin embargo nadie auxilió al agraviado y llegó por sus propios medios a la Cruz Roja.