Las autoridades de China informaron que se elevó a 106 el número de personas muertas por el coronavirus que surgió en la ciudad de Wuhan.

El departamento sanitario de China considera que hay 4 mil 193 personas infectadas en todo el país.

El sábado 25 de enero, Xi Jinping, presidente de China, reconoció que en su país la epidemia de coronavirus se estaba acelerando y que la situación era grave.

El presidente chino afirmó que le podrían ganar la batalla al coronavirus si trabajaban juntos en la prevención científica y en la curación de la enfermedad.

“Mientras tengamos firme confianza, trabajemos juntos, (en la) prevención científica y curas, y políticas concretas, seremos capaces, con seguridad, de ganar la batalla”.

La agencia Xinhua indicó que el presidente chino reconoció la gravedad de la situación que atraviesa su país y pidió unión y dirección para enfrentar al coronavirus.

“Ante la grave situación de una epidemia que se acelera, es necesario reforzar la dirección centralizada y unificada del Comité Central del Partido”.

El lunes 27 de enero, la Organización Mundial de la Salud elevó a alto el riesgo de contagio del coronavirus que fue identificado en la ciudad de WuhanChina, y que hasta ese momento había dejado un saldo de 81 personas muertas.

Precisó que en China el nivel de riesgo de contagio por coronavirus era muy elevado y que en el resto del mundo era alto.

El jueves 23 de enero, la Organización Mundial de la Salud informó que el brote de coronavirus que surgió en China era de un alto riesgo regional, pero precisó que aún no era una emergencia mundial.

El comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud indicó que aún era demasiado pronto para declarar una emergencia mundial, pero no ocultaron la gravedad de la situación.

“No se equivoquen. Esta es una emergencia en China, pero aún no se ha convertido en una emergencia sanitaria mundial. La evaluación de riesgos de la OMS es que el brote es un riesgo muy alto en China y un alto riesgo a nivel regional y mundial”.