Será a partir de abril cuando en Puebla se reanude la operación de las fotomultas, una vez que concluya el cobro del Control Vehicular. La ubicación de los radares no se dará a conocer a fin de que los automovilistas no los esquiven. 

De acuerdo con información proporcionada por la Coordinación de Comunicación Social, en ese mes también iniciará el reemplacamiento obligatorio y se darán a conocer los requisitos para cumplir con el trámite.

A finales de 2019, la Secretaría de Administración estatal realizó dos procesos de licitación para contratar a las empresas que operarán los radares y que elaborarán las placas metálicas.

Intecproof y Placas y Señalamientos Mexicanos ganaron las licitaciones para operar las fotomultas y para proveer las placas, por montos de 773.6 y 702 millones de pesos, respectivamente.

 

Buscan evitar que conductores burlen los radares 

Con el fin de que los conductores no esquiven los radares que monitorearán la velocidad de los vehículos, los puntos en donde serán colocados no se darán a conocer, según se informó. 

La intención de ocultarlos es evitar accidentes por manejar a exceso de velocidad, como atropellamientos que provoquen muertes.

De acuerdo con los términos de la licitación GESAL-053-824/2019, la empresa Intecproof deberá monitorear la velocidad de los automóviles y emitir las infracciones, por medio de 157 radares que deberán aplicar unas 380 mil multas al mes. 

Las fotomultas que se aplicaban desde septiembre de 2013 en Puebla eran operadas por la empresa Autotraffic hasta julio pasado, cuando concluyó su contrato, durante la pasada gubernatura interina.

Entre las características que deberán tener los radares destaca la capacidad de identificar con “toda precisión” a los vehículos que excedan la velocidad permitida con imagen de la placa y de la unidad.

Los dispositivos también deberán tener un rastreo de al menos 25 vehículos simultáneamente y operar 24 horas con cámara a color e infrarroja y GPS. 

Al finalizar el contrato, los 157 dispositivos para detección de velocidad serán propiedad del gobierno estatal; además la empresa deberá considerar lo necesario para la instalación de los dispositivos.

El mantenimiento de los equipos también estará a cargo de la proveedora, por lo que tendrá que realizar una revisión física por lo menos una vez al mes.

Según las cláusulas de contratación, el proveedor deberá entregar las fotomultas en el domicilio de los propietarios de vehículos infractores.

En caso de no poder entregar la correspondencia por no encontrarse nadie que la reciba se deberá de indicar la fecha en la que se realizó la visita y depositarse bajo la puerta.

Sobre la instalación de los equipos se indicó que los primeros 20 se instalarían en los 15 días naturales a partir de la emisión del fallo, que fue en diciembre pasado. Los 137 equipos restantes deberían ser instalados en un lapso no mayor a 105 días naturales a partir de la primera entrega.