Un grupo de padres de familia de la escuela primaria Emperador Cuauhtémoc acudieron a Casa Aguayo para exigir a las autoridades mayor seguridad debido a que en dos años han ingresado a robar al plantel en ocho ocasiones

Así lo expresó Ignacio Pacheco, uno de los padres de familia, quien detalló que se han presentado las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General del Estado (FGE), sin que haya una respuesta positiva. 

“Ya van ocho robos en dos años, ya se han hecho las denuncias ante la Fiscalía y no hacen absolutamente nada, ahí están las copias (de las denuncias), llegan los policías, se pasean por la escuela, preguntan y no pasa nada, continúan los robos”, expuso indignado.

Comentaron que es la segunda vez que acuden y exigen más vigilancia para sus hijos.

Relató que el caso más reciente fue al regresar del periodo vacacional de fin de año, donde padres de familia y directivos se dieron cuenta del saqueo que sufrió la institución: ladrones se introdujeron a través de un boquete y se llevaron equipo de cómputo, proyectores, equipo de sonido y otros objetos de valor.

“El presupuesto de la primaria se ha utilizado para reforzar los salones, las puertas, las ventanas y aún así buscan la manera de robar. En este último robo, en estas vacaciones de fin de año, hicieron un boquete en la pared, entraron y robaron”, comentó. 

Agregaron que como padres cooperan con la escuela para reponer ese equipo de sonido que se necesita siempre en la escuela, computadoras, cañones, pero vuelven a robar, y ante esta situación los maestros prefieren llevarse su equipo de cómputo. 

Ante esta situación, exigieron al gobierno reforzar la vigilancia, ya que la escuela está ubicada en un punto difícil por las colonias que están llenas de delincuentes y que no solo pasen patrullas en el día sino a toda hora y principalmente en las noches y madrugadas.

Foto: Maribel Morillón