El proyecto de un módulo de transporte público construido en el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido en la Vía Atlixcáyotl para resolver problemas de saturación y taxis piratas está en el olvido desde hace más de tres meses.

La infraestructura del Centro de Transferencia Modal (Cetram) fue una de las pocas obras que permitió el periodo extraordinario en la zona metropolitana y tuvo un costo de 19 millones 993 mil pesos.

De acuerdo con lo transparentado por el gobierno de Pacheco Pulido, la empresa ganadora de la licitación SFA-OP-LPE-2019-005 fue Construcciones y Arrendamiento de Maquinaria Coarby y se tenía prevista su entrega a finales de julio.

Desde esa fecha, en el inmueble ya no se observaron obras y en las siguientes semanas sólo hubo presencia de trabajadores para intervenir en los acabados de las fachadas y los baños con los que cuenta el inmueble.

En un recorrido realizado por el Cetram se observa que ya no hay trabajos y sólo se emplean traficonos y cintas para evitar el ingreso de los automovilistas.

En contraste, a un costado del módulo y en puntos cercanos hay paraderos de autos particulares que ofertan irregularmente servicios a diferentes puntos del recorrido de la Línea Periférico.

Otros sitios que concentran a estos operadores son las aceras cercanas al Chedrahui Selecto, sobre Atlixcáyotl, en dirección al Centro Histórico y a metros del paradero de los autobuses Erco y Oro, con dirección a Atlixco.

El proyecto del Cetram fue presentado en marzo de 2019 por funcionarios del gobierno interino como una de las estrategias para mejorar el transporte antes de optar por un incremento en la tarifa.

Además de este espacio de carga y descarga de pasaje con facilidades para los usuarios, se planteó mejorar la señalética en paradas, habilitar herramientas digitales y ampliar los incentivos fiscales para transportistas.

Con la llegada de Luis Miguel Barbosa Huerta se aprobó en cambio el aumento de la tarifa y se ha sostenido que hay un trabajo constante por sancionar a los taxis piratas, pero que las actuales sanciones facilitan su salida de corralones para volver a operar.

Fotos: Laura Ruiz