El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, sostuvo que los casos de abuso sexual de sacerdotes católicos representan un menor porcentaje que aquellos cometidos por la propia familia de las víctimas menores de edad.

En entrevista posterior a la misa dominical donde el arzobispo emitió su mensaje navideño, aseguró que son más denunciados los delitos cometidos en otros sectores de la sociedad que aquellos que involucran a miembros de la iglesia católica.

"Estamos haciendo un esfuerzo por denunciar estos hechos cuando se presentan. Sí quiero decirles que son casos muy dolorosos, muy tristes, pero que aun así son mínimos en comparación con todos los casos de abusos en otros sectores, en las familias", enfatizó.

Sánchez Espinosa agregó que por órdenes del Papa se está haciendo todo lo posible por denunciar todos los hechos de violación cometidos por sacerdotes, que representan 3 por ciento de abusos sexuales contra menores de edad.

"La exigencia del santo padre me parece muy buena, la exigencia con nosotros mismos, con los obispos, para que afrontemos y la iglesia católica es la única que está afrontando esta situación con responsabilidad", consideró Sánchez Espinosa.

En noviembre pasado se denunció un intento de violación por parte del párroco de la iglesia de San Francisco Ocotlán, en el municipio de Coronango, quien fue separado de su cargo, en tanto que el caso quedó sujeto a investigación por parte de la Fiscalía General del Estado.

 

Reporte de los Legionarios de Cristo

Este fin de semana se publicó un reporte de la Congregación de los Legionarios de Cristo, en el que reconoce que 175 menores de edad fueron víctimas de abusos sexuales cometidos por 33 de sus sacerdotes, desde 1941.

Además se indica que más de 60 pequeños fueron afectados por el mismo fundador de esta agrupación religiosa, Marcial Maciel.

Foto: Agencia Enfoque