La compra de 800 hectáreas de tierra y la venta de hasta el 49 por ciento de las acciones a inversionistas privados, contempla el plan de ampliación y desarrollo del Aeropuerto Internacional de Puebla.

Así lo reveló el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, quien este miércoles también dio a conocer que intervendrá en la regulación del comercio informal en el Centro Histórico de Puebla y sancionará a empresas o ayuntamientos que descarguen sus drenajes ilegalmente en el Río Atoyac.

Estos proyectos se concretarían a partir de enero próximo, según lo comentó en una entrevista este miércoles, tras entregar pasaportes a niños que nacieron en Estados Unidos y sus padres son mexicanos.

Cambiará administración en la terminal aérea

Barbosa Huerta explicó que el gobierno federal ya aprobó la reestructuración del Aeropuerto Hermanos Serdán que se encuentra en Huejotzingo, a fin de que ya no sea administrado al cien por ciento por el organismo Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) como ocurre hasta ahora.

Detalló que el 49 por ciento de la terminal –que es propiedad del gobierno del estado– sería entregada a empresarios extranjeros que ya levantaron la mano para invertir, con el fin de que esta se especialice en vuelos de carga mediante helicópteros.

Para ello, se adquirirán 800 hectáreas para construir terminales de helicópteros y con ello la vocación de la terminal cambie hacia ese tipo de transporte.

El mandatario fue cuestionado sobre el monto necesario para comprar los terrenos pero indicó que aún no se define.

Incluso, comentó que ya fue contratado un especialista para desarrollar el proyecto y que el presidente Andrés Manuel López Obrador designó a una persona para que acompañe la elaboración del plan.

Hay que recordar que durante el sexenio del exgobernador Rafael Moreno Valle, la administración del aeropuerto, que estaba a cargo del empresario Ricardo Henaine, fue otorgada a ASA.

Barbosa anuncia intervención en el Centro por ambulantaje

En otro tema, el gobernador anunció que su gobierno pondrá en marcha una estrategia para reordenar el comercio informal en el Centro Histórico, pues señaló que hay quejas ciudadanas y de los vendedores formales por la presencia de los ambulantes.

“Decirles que me voy a meter en el tema del ambulantaje en el mes de enero, porque tenemos que involucrarnos todos para que esta ciudad siga siendo la gran ciudad”, comentó y criticó la reciente instalación de bolardos en las principales vialidades de la capital.

Promete clausuras por contaminar el Atoyac

El gobernador indicó también que en enero iniciará la clausura de empresas y sanciones para ayuntamientos cuyos drenajes son vertidos en el Río Atoyac, como primera medida para combatir la contaminación del cauce.

Indicó que de nada servirá invertir en el saneamiento de la cuenca si las fuentes de contaminación no son retiradas, por lo que aseguró que no habrá miramientos en las sanciones que se impondrán a quienes contaminen.