La tensión entre los directivos y el Sindicato Único de Trabajadores de la Empresa Productos Mondelēz llegó a un punto álgido cuando los más de 1 mil 300 trabajadores sindicalizados decidieron no llegar a la cena de fin de año, en respaldo a su dirigente sindical Ramiro Vázquez López.

Fuentes al interior de la planta ubicada en el Parque Industrial Puebla 2000 revelaron a e-consulta que este nuevo punto de quiebre se dio este fin de semana en el centro de convenciones Cholula Center, donde los directivos de Mondelēz contrataron un banquete para 1 mil 500 personas.

La empresa invitó aproximadamente a 200 empleados de confianza que fueron convocados de la forma tradicional, así como a 1 mil 300 trabajadores sindicalizados, entre los cuales no se encontraba ninguno de los integrantes de la dirigencia sindical, empezando por Ramiro Vázquez López.

A diferencia de enviar la invitación a la base trabajadora a través de la secretaría sindical, la empresa optó por hacer invitaciones personalizadas y entregarlas a los trabajadores, citándolos casi dos horas antes de la hora a la que se convocó al personal de confianza.

Esta situación causó extrañeza entre los trabajadores, los cuales confirmaron que la dirigencia sindical no estaba invitada, por lo que presumieron que se trató de un intento por parte de la empresa para desestabilizarlos en los acuerdos que ha conseguido en los últimos meses el sindicato.

Fotografías y videos en poder de este medio muestran que mesas instaladas para servir el banquete quedaron completamente vacías, siendo los empleados de confianza que llegaron temprano los únicos en disfrutar el evento, pues incluso la empresa mandó mensajes a este sector para avisar que se cancelaría la cena.

Pago de utilidades, el gran problema

Fue en octubre de este año cuando el conflicto entre la empresa y el sindicato inició a causa del pago de utilidades, pues esta prestación correspondiente al ejercicio fiscal 2018 no les fue entregada, por lo que decidieron presentar una queja formal ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La controversia por la carátula fiscal terminó convirtiéndose en el parteaguas ya que el sindicato, en respuesta a su queja, descubrió que la empresa Mondelēz sí tuvo ganancias durante el 2018 y, por tanto, les correspondía el respectivo pago de utilidades que la empresa se negó a entregar.

Luego de que el 18 de noviembre el líder Ramiro Vázquez López adelantó en su convivió por el 44 aniversario del sindicato que la queja ante el SAT avanzaba de forma favorable, la empresa salió un par de días después a revirar esta situación, diciendo que desconocía la impugnación de la carátula fiscal.

Posteriormente, el 24 de noviembre, el sindicato organizó una asamblea extraordinaria en la que se logró reunir la totalidad de las firmas de los trabajadores sindicalizados para respaldar una minuta con la cual el sindicato se desafilia de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (Froc).

Lo anterior debido a que los trabajadores también descubrieron que la confederación sindical encabezada por René Sánchez Juárez había operado, en el tema del pago de utilidades, a favor de la empresa y no de los trabajadores, situación que molestó a los sindicalizados.

Aunque aún no se ha resuelto de forma definitiva el conflicto de la carátula fiscal para el pago de las utilidades correspondientes al ejercicio 2018, la fallida cena de la empresa Mondelēz ha vuelto a encender los ánimos en este conflicto entre una de las industrias más importantes, después de Volkswagen.

Foto: Especial