La Fiscalía General del Estado (FGE) no pudo judicializar el caso de maltrato animal y abandono de persona cometido, presuntamente, por una vecina de Bosques de San Sebastián, por lo que María Consuelo N. fue puesta en libertad aunque se inició otra investigación en su contra.

Aunque el organismo de procuración de justicia argumentó que los delitos no son graves y no ameritan prisión preventiva oficiosa, la realidad es que dicha determinación corresponde a un juez, aunque en este caso la detenida ni siquiera fue puesta a disposición de un juez de control.
Fuentes extraoficiales señalaron que no había condiciones para llevar a María Consuelo ante un juez derivado de diversas deficiencias en la cadena de custodia, tales como la demora en la puesta a disposición y que el Instituto de Bienestar Animal (IBA) no entregó a la FGE indicios para acreditar el maltrato animal.

Ante esta situación la FGE habría determinado no judicializar el caso y liberar a Consuelo, aunque los menores de 17 y 8 años de edad que vivían con ella, presuntamente hijos suyos, continúan a resguardo del DIF, por lo que se abrirá una nueva investigación pero por omisión de cuidados.

Paralelamente se abrirá una nueva indagatoria por el maltrato animal de los 45 animales, principalmente perros, que estaban hacinados por María Consuelo en un departamento, donde también se hallaron cadáveres completos de canes, en un refrigerador y en tambos.
El caso se dio a conocer luego de que un grupo de vecinos descubrió que dentro del departamento 4 del edificio 52, en la calle 1B, había perros encerrados, varios de ellos con dueños, además de que en tambos y en un refrigerador había cadáveres de canes.
Los vecinos denunciaron que está situación ya había sido denunciada desde hace más de año y medio y, aunque la autoridad fue a realizar una visita, no se ejerció ninguna acción en contra de esta mujer.