Paul Ángel G., guardia de seguridad privada acusado de herir de 5 balazos a un empleado del bar El Tigre en la zona de la Avenida Juárez, fue exonerado de este cargo después de que la Fiscalía General del Estado (FGE) no aportó evidencia suficiente para poder vincularlo con la agresión.

Sin embargo sí seguirá en prisión, pues durante una audiencia de más de 5 horas celebrada este miércoles en la Casa de Justicia de Puebla no negó que la mañana del mismo jueves hubiera huido en una camioneta con una persona más, tras disparar contra policías municipales en la zona del Paseo Bravo.

[relativa1]

Por falta de pruebas se le retiran cargos

Aunque la FGE confirmó el jueves 19 de octubre que Paul había baleado al empleado del bar El Tigre y que horas después, al regresar al lugar del crimen, protagonizó una persecución y enfrentamiento con Policías Municipales hasta que chocó con un automóvil en la Zona Esmeralda, la juez de la causa desestimó está hipótesis por falta de pruebas.

El fallo se sustentó en contradicciones asentadas en la carpeta de investigación sobre las características que tenía el agresor del empleado del bar, quien fue visto en una tienda Seven Eleven de la 21 Sur y la Avenida Juárez, por dos de los compañeros de la víctima y por un policía estatal.

Sus compañeros señalaron que la primera vez que vieron al atacante fue en el estacionamiento de la tienda y no dentro del establecimiento, como se manejó en algún momento, además de que la agresión estuvo precedida por un: “¿Qué me ven hijos de su chingada madre?”, lanzada por un hombre de complexión delgada, de tez morena, chamarra negra y cabello negro con mechas amarillas.

En su entrevista con policías municipales, dijeron que este hombre hizo un disparo al aire y posteriormente contra ellos al filo de las 3:30 de la madrugada, y solo ellos dos pudieron huir mientras que la víctima quedó herida de 5 disparos en el lugar. Posteriormente el agresor abordó un taxi y se retiró, pero 40 minutos después vieron volver a un hombre para llevarse el automóvil Volkswagen Passat del presunto agresor.

El automóvil con placas de Tlaxcala fue boletinado a las diferentes corporaciones de seguridad pública y 10 minutos después, es decir, aproximadamente a las 4:20 de la madrugada, Policías Estatales hicieron contacto con dicha unidad cuando chocaron de frente con él en el cruce de la 13 Sur y 19 Poniente.

En la declaración del policía estatal que conducía la patrulla, quedó asentado que tras el percance, su copiloto resultó herido pero él no, por lo que pudo bajar del vehículo y de inmediato fue encañonado por el conductor del Passat, a quien describió como un hombre robusto, con camiseta blanca y tenía un tatuaje en el brazo derecho, el cual posteriormente se dio a la fuga a pie.

Sin embargo, el abogado de Paul resaltó este hecho y en plena audiencia la juez autorizó que mostrara su brazo derecho para constatar que él no tiene tatuajes, además de que su complexión no es robusta, por lo que la juzgadora consideró que había contradicciones en la descripción y que al no haber una persecución continúa, no era posible suponer que se tratara de la misma persona.

[relativa2]

Acepta que enfrentó a policías municipales en el Paseo Bravo

Sobre la acusación de que empleados del bar lo vieron en la zona del Paseo Bravo y lo señalaron de ser quien horas antes agredió a uno de sus compañeros, el abogado de Paul no rechazó dicha versión e incluso había evidencias de que él iba en la camioneta Ford Explorer desde la que dispararon a los policías.

Sin embargo enfatizó en que tal y como lo estableció la FGE, Paul no disparó, sino quien agredió al oficial cuando estos se acercaban a su unidad en la 3 Poniente y 11 Sur, fue el copiloto de la camioneta que hasta el momento no ha sido detenido.

La juez hizo una valoración de esto y señaló que es copartícipe en el delito de ataques peligrosos cometidos contra servidores públicos, ya que fue él quien condujo la camioneta tras dispararle a los policías y no se habría detenido si no hubiese chocado en el crucero de la 3 Poniente y la 25 Sur con un automóvil particular.

Dan 2 meses para investigación

Fue así como a las 23:58 horas de este miércoles la juez dictó el respectivo auto de vinculación a proceso sólo por el delito de ataques peligrosos cometidos contra servidores públicos, mientras que por el de lesiones calificadas en contra del trabajador de El Tigre, y que era el cargo más fuerte como autor material, se decretó el auto de no vinculación.

Con dicho fallo la juez dio un plazo de 2 meses para concluir la investigación en contra de Paul, quien seguirá desde el Cereso de San Miguel su proceso ya que el delito del que se le acusa involucra el uso de armas de fuego, por lo que su medida cautelar no puede ser otra que la de prisión preventiva oficiosa.