Un crecimiento del 43.5 por ciento registró el delito de robo de auto en el estado de Puebla entre marzo de 2016 y febrero de 2017, aumento que superó el promedio nacional que fue del 18.6 por ciento, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Luis Álvarez, representante de la agrupación, resaltó que las cifras son alarmantes y preocupantes, ya que la incidencia de ese ilícito se ha duplicado en los últimos dos años.

Durante una conferencia de prensa que la asociación ofreció este lunes, indicó que en el periodo señalado se reportaron 2 mil 897 robos de autos, cifra que implica un promedio de 263 casos cada mes y de nueve denuncias diarias.

El representante resaltó que el 68 por ciento de las denuncias trataron de hurtos de automóviles con violencia, porcentaje que equivale a 1 mil 963 registros. Ese indicador posicionó a Puebla en el quinto lugar a nivel nacional después de Guerrero, Sinaloa, el Estado de México y Tlaxcala.

La asociación ofreció cifras de la capital y mencionó que la metrópoli suma mil 345 vehículos robados entre marzo de 2016 y febrero de 2017, lo que refiere una media de 122 reportes mensuales. En 796 casos la víctima o propietario del auto fue agredida.

Se recuperan menos vehículos

Por otra parte, la AMIS resaltó que el porcentaje de unidades recuperadas por las autoridades también ha disminuido, pues en años anteriores este rubro alcanzaba hasta un 60 por ciento y actualmente la cifra es del 37 por ciento.

Los modelos que resultan más atractivos para los delincuentes en orden de incidencia son: Kenworth (182), Nissan Tsuru (162), Nissan Pick Up (151), posteriormente se ubican los semirremolques.

[relativa1]

Puebla, entre los 10 estados con más robos

La última actualización de las estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) indica que Puebla es la décima entidad en México con el mayor índice de robo de vehículos cometidos con violencia por cada 100 mil habitantes.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ha señalado anteriormente que la metodología correcta para medir la incidencia delictiva en las entidades del país es analizar la incidencia por cada 100 mil personas, ya que es un método más “justo”.

Así, durante el primer bimestre de 2017 se cometieron en el estado 400 delitos de ese tipo,  que implicaron una tasa de 6.34 ilícitos por cada 100 mil personas.

La cifra ubicó a Puebla en la décima posición a nivel nacional e incluso superó las tasas de entidades como Tamaulipas (5.44), Veracruz (5.25) y Zacatecas (3.69) que se han caracterizado por índices altos de violencia y por la presencia del crimen organizado.

Los primeros lugares los ocuparon México (19.32), Sinaloa (16.8), Guerrero (12.06), Jalisco (9.55), Morelos (9.36), Michoacán (8.52), la Ciudad de México (7.93), Baja California (7.7) e Hidalgo (6.48).

[relativa2]