Opinión

El pedagogo más importante de AL no estudió pedagogía

Sábado, Octubre 1, 2022
Leer más sobre Dafne Reyes Jurado
Paulo Freire, el pedagogo más influyente en el ámbito educativo a 101 años de su natalicio
Maestra en Educación Media Superior por la UDLAP, especialista en Orientación Educativa con enfoque sociopsicopedagógico (BUAP) y licenciada en Psicología por la Ibero Puebla, donde se desempeña como responsable del Programa Intercultural de Vida Universitaria Pedro Arrupe, SJ. y como académica.
El pedagogo más importante de AL no estudió pedagogía

El 19 de septiembre de 2022 se conmemoran 101 años del natalicio de Paulo Freire, el pedagogo más influyente en los últimos años de la Educación Popular, de las pedagogías alternativas, comunitarias y hasta decoloniales; sin embargo, lo curioso aquí es que él no estudió pedagogía, su formación superior fue en Derecho en la Universidad de Recife, su ciudad natal y, como a muchos nos pasa, se fue adentrando al ámbito educativo y pedagógico ya concluidos sus estudios universitarios.

Dentro de las siguientes líneas, más que dialogar en torno al pensamiento de Paulo Freire, quisiera poner sobre la mesa la orientación vocacional, entendiéndola desde una mirada integral de la persona, que parte de las características, valores y creencias propias que tenemos y, por tanto, lo que va definiendo nuestra vocación; esto es clave, para entender qué es lo que impulsó a Freire a desarrollar su pedagogía propia.

La elección vocacional parte sí de reconocer las características, valores y creencias, que, en el fondo, son el conocimiento que tiene una persona sobre sí, de ser autocríticos también; y me atrevería a decir que en nuestros países latinoamericanos debe partir además de una demanda social que urge atender.

Ni la creación de centros de orientación vocacional, ni las pruebas psicométricas, ni la elección vocacional en sí misma son lo que va llevarnos a la transformación de la sociedad; es el proyecto de vida que elegimos a partir de nuestra vocación. El pensamiento de Paulo Freire ha marcado la vida de muchas personas, no por la elección vocacional que tuvo (en este caso el Derecho), o porque la vida le haya llevado hacia temas educativos porque sí; sino porque él decidió plantear un proyecto de vida distinto para sí y, de esta manera, creando una pedagogía que ofreciera oportunidades de plantear un proyecto de vida distinto a los que el orden social, político y económico esperaba para las personas con las que él trabajaba, que se encontraban “destinadas” a ser oprimidas. Y ofrece lo mismo para las personas que congeniamos y somos cercanas a su pensamiento y obra en la actualidad.

Más artículos del autor

La búsqueda del sentido de vida es mucho más amplia que el proyecto de vida, y es una búsqueda personal que puede ser apoyada por acciones de acompañamiento psicopedagógico y asesoramiento (grupal o individual). Sin embargo, sin autoconocimiento no puede haber búsqueda de sentido. La vocación va más allá de elegir una licenciatura, de estudiarla, de buscar un trabajo. La vocación debe partir del autoconocimiento vertido en un proyecto de vida y de una búsqueda del sentido de vida.

La propuesta de este texto es crear un proyecto de vida y una búsqueda de sentido que respondan a las necesidades y problemáticas de hoy en día; por lo que un elemento importante para crear un proyecto de vida con sentido es situarse en el contexto sociopolítico del país. Sobre todo, en un país en el que diariamente las mujeres son asesinadas, las personas desaparecidas y las cifras de excluidos aumenta de una manera desigual.

¿Cuál es el reto entonces de elegir una vocación? Que sea subversiva para nuestros tiempos, que sea reflexiva, crítica; que se adentre al compromiso con la realidad y su transformación, que tenga una postura ética, que busque desarticular estructuras injustas, que problematice la realidad.

Por tanto, ser un gran pensador no requiere únicamente de una buena elección vocacional, sino de encontrarle el sentido a la vida y de un verdadero compromiso con la realidad social. Freire es un gran ejemplo de congruencia en este sentido, pues su autoconocimiento, sus valores, su subjetividad, le llevó a desarrollar la pedagogía más importante para Latinoamérica, sin estudiar pedagogía, pero sí siendo pedagogo, el mejor pedagogo de América Latina.

La invitación es a repensar y replantearnos nuestra vocación en pro de las utopías anteriormente vertidas y caminar hacia ellas; es decir, construir un proyecto y sentido de vida a partir de una vocación encaminada a desarrollar acciones transformadoras, condiciones de vida dignas, en armonía con la casa común y con los territorios, acompañando las luchas de sectores en condición de vulnerabilidad e impulsando una resistencia hacia el consumo desmedido y al individualismo.

Finalmente, aprovecho la reflexión para compartir que, en la IBERO Puebla, tendremos el día viernes 7 de octubre 2022 la presentación de una reciente publicación titulada Actores pedagógicos y el empoderamiento social: Un análisis de las prácticas pedagógicas Freireanas, dicho evento se transmitirá en el canal oficial de YouTube, en el que estaremos participando la Dra. Laura Bárcenas, el Mtro. Mauro Izazaga y una servidora.

(La autora es académica de la Universidad Iberoamericana Puebla).

Vistas: 450

Loadind...