Opinión

Las banderotas y las necesidades sociales reales

Viernes, Junio 24, 2022
Leer más sobre Elvia de la Barquera
El arraigo a nuestra historia y valores requiere del conocimiento de estos
Egresada de Antropología UDLAP, Bellas Artes Universidad de Barcelona y Doctorada en Espacio Público: Arte-Sociedad UB. Artista, investigadora, docente y Crítica de Arte con publicaciones varias
Las banderotas y las necesidades sociales reales

Hace dos días se izó una bandera monumental en el Mausoleo del Gral. Ignacio Zaragoza, en los espacios abiertos del cerro de Loreto y Guadalupe en Los Fuertes, celebrándose con juegos de pirotecnia y elocuentes discursos, y ya se amenazó con el izamiento de más banderas monumentales en diferentes partes de la ciudad de Puebla.

Al respecto hay mucho que decir, y a manera de sugerencia me explayo:

Por un lado, es momento de ir pensando en otra manera de celebrar que no sean los fuegos pirotécnicos, que pueden ser muy bonitos, llamativos y ruidosos; pero nuestro planeta clama por otro tipo de entretenimiento, más amable y generoso con nuestro medio ambiente, es decir, menos contaminante y menos agresivo con nuestras especies animales.

Por otro lado, aplaudo el discurso sobre la historia, valores nacionales y la identidad. La propuesta es aterrizarlo; es momento de pasar del discurso a la práctica. En lugar de eventos con intencionalidad simbólica, se podrían invertir esos 9 millones de pesos que costó la bandera, más todos los elementos constructivos que se requirieron, en actividades socioculturales, que para eso son los espacios públicos.

Para preservar la historia y los valores nacionales es necesario conocerles. Por otra parte, la identidad es un proceso que está en constante movimiento, puede ascender o descender, fortalecerse o debilitarse. Uno se siente identificado con aquello que le proporciona orgullo, y entonces se defiende lo propio, pero hay que trabajar en ello.

Es necesario invertir en actividades como espectáculos escénicos al aire libre, eso promueve la convivencia social y con ello la cohesión. Se ameritan talleres artísticos y artesanales, eso pondría al descubierto la capacidad creativa de los poblanos. Es imperativo que se promueva el conocimiento de nuestra historia, sólo así nos acercaremos a ella, el lugar es idóneo. 

Y al respecto abordo el significado de nuestro lábaro patrio, mismo que se ha ido modificando a través de los años, pues el verde que en 1821 hacía alusión a la independencia, a partir de la Reforma quedó estipulado que significara la esperanza. El blanco que representaba el apego a la religión católica, desde Benito Juárez es la unión. El rojo hacía mención a la unión entre mexicanos y europeos, ahora evoca la sangre derramada por nuestros héroes nacionales.

Hay una política pública urgente en Puebla -más aún en la capital- es la limpieza de “ornamentos” que solamente afean la ciudad, que estorban y que son contaminantes físicos y visuales, uno de tantos es la bandera que se construyó en esos jardines, se trata del Monumento a los Defensores del 5 de Mayo y se encuentra en el Circuito Interior del Ejército de Oriente y al final de la Calzada de los Fuertes, y cuya presencia no ha intervenido en nuestro sentir nacional, ni siquiera local.

Vistas: 269

Loadind...