El desorden en la ciudad

Sábado, Septiembre 25, 2021 - 08:09

Es urgente un plan estratégico que desarrolle un sistema de gestión eficaz de movilidad urbana

Ingeniero Civil, estudios de Maestría en Ingeniería de Tránsito y Transporte, empresario, especialista en infraestructura, operación y educación vial, docente de matemáticas y diseñador curricular de la disciplina.

Seguramente muchos de ustedes han experimentado un desafío al conducir su vehículo en la ciudad de Puebla. Conductores agresivos, negligentes, intempestivos, incompetentes, distraídos, mal educados, provocadores, irrespetuosos y un sinfín de tipos distintos, todos ellos junto con peatones, ciclistas y pasajeros provocan un verdadero desorden en las vialidades de Puebla capital y estado y; por qué no decirlo, en muchas otras partes del país.

Aquí en nuestro municipio y área conurbada, estamos ya acostumbrados y adaptados a vivir en el caos; es triste decirlo, pero así es. Por lo mismo, pocas personas se percatan de que es un verdadero viacrucis la movilidad, pero lo más sorprendente es que las autoridades municipales y estatales responsables de facilitar esta actividad no puedan corregir o por lo menos disminuir esta problemática.

Por cada 100,000 habitantes se requiere un ingeniero de tránsito y en el municipio de Puebla según el censo de 2020, hay 1,692,181 habitantes (INEGI), por lo tanto, deberían estar colaborando en el ayuntamiento 17 ingenieros en tránsito para poder gestionar proyectos viales y resolver los problemas derivados de la movilidad de las personas.

Si las autoridades se dieran a la tarea de ordenar la ciudad, las dificultades de congestionamiento y accidentes disminuirían drásticamente y si a esto le añadimos un factor importante que es la educación vial, estaríamos en condiciones de aminorar los efectos perniciosos en la salud de los individuos y la contaminación ambiental originada por un exceso en la movilidad de los vehículos particulares.

La situación se ve agravada en la región debido a problemas de diseño y conservación en la vialidad de las ciudades, estilos de conducción que no respeta a los demás, escasa información sobre las condiciones del tránsito y gestión inapropiada de las autoridades competentes, muchas veces fragmentadas en una multiplicidad de entes. (Alberto Bull Compilador. CEPAL 2003)

Los costos en los problemas de movilidad son elevados. A título de ejemplo puede señalarse que, de acuerdo a cálculos conservadores, aumentar en promedio las velocidades de los viajes en auto en 1 km/h y los de transporte colectivo en 0.5 km/h implicaría una reducción de tiempos de viaje y costos de operación por un valor equivalente a 0.1% del producto interno bruto (PIB) (Thomson, 2000b).

Por otra parte, la educación vial es un elemento primordial en la solución de los problemas de circulación de personas, bienes y servicios, y corresponde a las autoridades educativas tomar este asunto en sus manos y no dejarlo en la policía de tránsito, cuya función es vigilar y sancionar la movilidad de usuarios y vehículos.

No parece importar este grave problema, no veo que sociedad y autoridades tengan verdadero interés en su solución, se han creado acciones aisladas para corregir ciertos aspectos y modificar comportamiento de los usuarios, como el que recientemente se dio por parte de los ciclistas que enfrentan el peligro de circular en las calles de la ciudad, pero no se ha presentado un plan estratégico que desarrolle un sistema de gestión eficaz de la movilidad urbana, estoy convencido que si se resolviera este rubro, nuestra bella ciudad sería más agradable vivirla.

*

Los invito a ver los videos de 30 segundos acerca de los dispositivos para el control de tránsito en calles y carreteras, con motivo de un proyecto de Educación Vial propuesto por quien esto escribe e impulsado por el Dr. Román Sánchez Zamora del ICGDE de la BUAP. Los encontrarán en esta dirección:

https://www.youtube.com/results?search_query=Romyn+ciudadano

En Twitter: #romynciudadano

Correo de contacto: eduardolibreros@hotmail.com