La reforma electoral de la 4T

Viernes, Septiembre 3, 2021 - 20:04

Parecería que el Presidente solo busca por todos los medios no perder las elecciones de 2024

Director General del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla A.C.

Desde hace un mes aproximadamente, la bancada de Morena en el Congreso de la Unión, viene poniendo en el escenario político, la amenaza de realizar una reforma electoral con el objetivo de satisfacer la animadversión que el Presidente de México ha demostrado en contra de los organismos más importantes en la materia, el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a quienes ha acusado de ineficientes y corruptos, producto de los gobiernos neoliberales y que no representan más que los intereses de los partidos de oposición a quienes deben su designación, haciendo a un lado que son instituciones puntales en la democracia mexicana, que han logrado inyectar imparcialidad y certeza en nuestros procesos electorales y que han permitido la expresión, recreación, convivencia y competencia de la diversidad política.

Aunado a esto y aprovechando la mayoría que hoy tienen y con el objetivo de mantenerla a como dé lugar, pretenden impulsar fórmulas de integración del Congreso que quieren sobrerrepresentar a la mayoría y subrepresentar a las minorías.

Para demostrar lo anterior, basta con observar los diversos ejes en la propuesta: uno tiene que ver con el presupuesto, para lo cual se propone eliminar a los 32 senadores de representación proporcional, y a los 100 diputados de representación proporcional.

Dicha medida afectaría de manera directa el pluralismo y terminaría con el objetivo que nuestra democracia buscaba al darle poder de participación a la mayoría de las fuerzas políticas que en ella intervienen, pues hasta la más débil encontraba forma de representación en el ejercicio del poder; por otra parte, el ahorro es mínimo respecto a lo que se pierde. Se puede aceptar lo del Senado, que llevaría a una composición bipartidista en cada estado de la Federación, pero lo de la Cámara de Diputados es contrario a un mejor sistema de representación; se lastima la pluralidad, por lo que este cambio representa un retroceso.

Otro de los cambios tendientes a obtener el control de los procesos electorales, es desaparecer a los OPLES y que el INE se quede con sus juntas locales y distritales, una idea centralista, con tintes autoritarios totalmente.

Como podemos ver, la misma atenta contra la soberanía de los estados, y lo que pretende es tener el control para que ganen gobernadores identificados con Morena, los cuales defiendan sus intereses y que no vuelva a pasar algo como lo ocurrido con Félix Salgado Macedonio en Guerrero.

Por todo lo anterior, podemos observar, que el presidente y sus aliados han encontrado como solución a sus problemas y como fórmula para satisfacer sus deseos de perpetuarse en el poder, reformar la Constitución aprovechando la mayoría calificada que ostentan; toda una práctica priista del siglo pasado. Lo que tanto criticaron en campaña es en lo que se han convertido: un gobierno que utiliza a los poderes y las instituciones para sacar adelante sus proyectos e iniciativas, buscando a toda costa aplastar a una oposición, que cada vez es más endeble, por la presión a sus liderazgos y por el uso faccioso que ha hecho el Presidente de instituciones como la Fiscalía General de la República -supuestamente autónoma-, la cual se ha convertido en el garrote presidencial en contra de los opositores, aunque en el discurso el Presidente afirme que no tiene injerencia en sus determinaciones.

Aquí cabe preguntarnos: ¿es de vital importancia para la vida del país llevar a cabo en este momento la reforma electoral que propone el partido del Presidente, cuando existen problemas más graves que requieren su atención inmediata, como la aplicación de las vacunas contra el Covid-19, la atención a los damnificados por los desastres naturales, la reactivación económica del país, la crisis migratoria que se vive al sur del país, el regreso a clases, entre otros graves problemas?

¿O es que en la mente del Presidente sólo está el buscar por todos los medios que su partido no pierda las elecciones de 2024 y desde ahora esa es su meta más importante? Y lo demás puede esperar aunque el país se encuentre colapsado.