El litio y el futuro tecnológico

Lunes, Julio 19, 2021 - 12:12

El desarrollo de ciudades inteligentes podría depender del litio, recurso natural no renovable

Director General de Tecnologías de la Información de la UDLAP,  reconocido por InforWorld como uno de los mejores CIOs de México. 

Los teléfonos, las computadoras portátiles, las tabletas, las cámaras digitales y muchos otros dispositivos alimentados por baterías probablemente, utilizan baterías de iones de litio. El litio es un metal de color blanco plata en su estado puro, condición en la que no se le encuentra en un ambiente natural debido a su alta reactividad, ya que reaccionan fácilmente con agua, oxígeno y otras sustancias del aire para formar otros compuestos. 

Hoy en día, las mayores reservas de este mineral están en Latinoamérica, específicamente en Chile, Bolivia y Argentina, quienes concentran más de la mitad de las reservas de litio de todo el planeta. El cambio climático y la condición de recurso no renovable están poniendo fin al reinado del petróleo. El fin de la era del petróleo no parece cercano, pero la crisis petrolera que inició en el 2013 fue la gota que colmó el vaso de las certezas de un mundo regido por el petróleo, obligando a buscar otras fuentes de energía. Entre los aspirantes al título, el litio poco a poco está tomando una mayor relevancia ya que, por ejemplo, dejar de usar petróleo y gasolina en los autos para convertirse en autos eléctricos, depende totalmente del litio, así que estamos ante un mineral clave dentro de la revolución energética de nuestro mundo.

El principal uso del litio en México y en el mundo es en la manufactura de baterías, con el 40%; así como en la fabricación de cerámica y vidrio, grasas lubricantes, tratamientos de aire y muchas otras aplicaciones.

La Real Sociedad de la Química (Royal Society of Chemestry), indica que el litio es de gran importancia debido a que se usa en la producción de baterías recargables para teléfonos móviles, computadoras portátiles, cámaras digitales y vehículos eléctricos. Además, el litio también se utiliza en baterías no recargables para marcapasos, juguetes y relojes.  

La demanda de baterías de litio recargables y livianas ha aumentado significativamente con el crecimiento del mercado de los dispositivos móviles, el almacenamiento de energía renovable y los vehículos eléctricos. A decir de estos últimos, estudios recientes han demostrado que se prevé un aumento de la demanda de litio del 75 % para 2025, a medida que los vehículos eléctricos se vuelvan más viables y más países impongan restricciones a los automóviles que funcionan con gasolina o diésel. 

Además, su conjunción con otros elementos como el magnesio o el aluminio, hacen que existan materiales más resistentes y ligeros y se utilice en la fabricación de aviones o trenes de alta velocidad para reducir su densidad, peso y corrosión, por ejemplo. Además, el litio en conjunto con el cloro se utiliza en sistemas de aire acondicionado y secado industrial. Cabe mencionar que también tiene aplicaciones nucleares. 

Vaya que el litio puede tener infinidad de aplicaciones, es en exceso versátil. Puede que el futuro y el desarrollo de ciudades inteligentes dependa en gran parte de este recurso natural no renovable.