Volver a nacer, antes del olvido

Martes, Febrero 9, 2021 - 08:48

Valorar, la vida es un acto de responsabilidad en tiempos de la pandemia…

Doctor en Administración Pública. Profesor investigador del instituto de Ciencias de Gobierno y desarrollo estratégico de la BUAP Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel 1 del CONACYT. Autor de 5 libros

-Si- dijo Kathy.

Los colores psicodélicos fueron su primera visión, esa mañana fue diferente.

Caminó por ese pasillo, de esa casa a la cual deseaba volver pero que tuvieron que dejar para mudarse a una casa más grande, pronto tendría una hermana, pero ella no lo sabía, y siempre deseaba caminar con su hermana por esos pasillos que ella recordaba como primarios a su vida.

Vio a su perro, el palomo, le causaba extrañeza que saltara sobre la barda de la casa.

Pero le resulto extraño pues ese perro fue mejor compañero en las carreas que hacía a los 12, a los 15, a los 19 que salió al extranjero a estudiar, cuando volvió ya no estaba.

Kathy se puso el suéter amarillo, el de estambre, ese que tenia una mancha roja en el pecho, ese que dejaba a un lado del sillón para salir rápidamente a jugar con sus primos cuando llegaban a la casa, con palomo, con los primos; hasta que el grito de mamá quebrara la emoción de los niños.

En la noche, antes de dormir, se subía a la carreta con su abuelo, paseaban por su granja, ella le abrazaba y le decía que siempre lo amaría.

Kathy, se levanto muy temprano, fue a la huerta, saludo a su abuelita, que se terminaba de peinar, corrió por los arboles de perones, de duraznos y fue a ver los gatitos recién nacidos de su Mini, la gata que se metía a la casa en las tardes y que ahora había parido en un hueco del cuarto de herramientas que hizo su tío Félix.

Kathy…. despertó no sabía done de estaba.

-Kathy, bienvenida, descansa- le dijo una doctora.

Lo había logrado, 10 días en una cama de hospital, sin sentido para superar ese dolor en un coma inducido.

Todo había sido un sueño.

La garganta le dolía.

Las piernas las sentía muy lejanas.

Sus manos, eran como de bebé, extrañas y sin conocerlas, las miró por dos horas mientras esa amnesia le dejaba de afectar.

Kathy volvió a la vida… producto de una pandemia posmoderna.

 

El sueño del estratega en pandemia: el tiempo es ahora, la vida es hoy y no dejes que un sueño te quite la vida.

Twitter: @romansanchezz

 

 


Encuesta