2021, la prueba de fuego

Martes, Enero 5, 2021 - 14:41

Movimiento Ciudadano no encuentra candidato a la presidencia municipal de Puebla

Trabajo mata grilla, Héctor Sánchez al frente del Tribunal Superior de Justicia.

De la vacilada del “Chepuede” pasando por los “Rivera”, MC busca a otro Lalo.

En el último bimestre del 2020, Movimiento Ciudadano se convirtió en el objeto del deseo.

Muchos, suspirantes lo veían como la alternativa para sus aspiraciones políticas.

El primero, uno de los más patéticos huérfanos del morenovallismo.

Pensó que podía y al final no “chepudo”, quiso venderse al mejor postor como la mejor opción.

Y es que Marcelo García Almaguer hizo lo imposible para que Dante Delgado lo tomara en cuenta.

Mago de la percepción, traducida en mentiras, presumió la presencia de Dante en su informe como diputado sin partido.

La foto circuló en sus redes sociales, hasta pautado pagó.

La meta era hacer creer que Dante le había ofrecido la candidatura a la presidencia municipal de Puebla.

Nada más falso que eso, porque sus antecedentes como operador del morenovallismo fueron insuficientes.

Y tuvo que regresar como el perro arrepentido, con la cola entre las patas, al PAN y, no precisamente para ser el suspirante a la alcaldía.

Entonces aparecieron en la mira de MC, Lalo Rivera el bueno y Lalo Rivera el malo (así lo llamaron algunos); el primero con más posibilidades que el segundo.

Rivera Pérez desistió porque MC buscaba ir solo, Lalo prefirió esperar y hoy su destino se visualiza en el blanquiazul.

El otro Lalo sigue buscando un partido que sea opción, quiere la presidencia municipal de Puebla, no otro cargo.

Hoy, en la antesala del proceso electoral, Movimiento Ciudadano nada más no encuentra quién.

De ser el objeto del deseo pasó a ser un partido que poco aportará en el proceso electoral.

Sólo si encuentra a un candidato fuerte y para ello, hace encuestas para tener a alguien con posicionamiento.

Y a estas alturas dicen que encontró a una opción: otro Lalo.

Uno que despacha como secretario municipal.

Uno que forma parte del gabinete de Claudia Rivera Vivanco.

Uno que puede que tenga nivel de conocimiento, pero mínimo nivel de aceptación.

Me reservo el apellido, no sea que se les cebe.

Héctor Sánchez respira tranquilo, afianza su permanencia en el TSJ

Las noches de zozobra terminaron, el insomnio quedó atrás.

A pesar de haber realizado una labor aceptable en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ, Héctor Sánchez sudaba.

Los intereses políticos se movían en la decisión para nombrar al Presidente del poder Judicial.

Lo suyo era un interinato, no era reelección.

El trabajo objetivo, profesional y ético fue su carta de presentación para haber sido electo titular del TSJ ante los tiempos que se viven.

Hay que resaltar que los nuevos tiempos exigen autonomía real, no simulada.

Sin duda, una muestra de que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta no dio línea y cumplió. 

Hoy el titular del TSJ no tiene dueño político. Y eso es ganancia.


Encuesta