El anhelo desde la inocencia

Martes, Diciembre 29, 2020 - 07:57

Los estragos del mercado y la estulticia del poder

Doctor en Administración Pública. Profesor investigador del instituto de Ciencias de Gobierno y desarrollo estratégico de la BUAP Miembro del Sistema Nacional de Investigadores nivel 1 del CONACYT. Autor de 5 libros

A Lorena se le heló la sangre al saber que sus dos primos se habían intoxicado por una botella brandy de que habían comprado en el mercado.

En las noticias hablaron de otros 25 casos más.

El primer ministro decretó un paro parcial de vehículos, obligando a la gente a tomar el transporte público y las incidencias de contagios se elevaron de la “enfermedad del sueño” que le llamaban.

“Es un riesgo que deberemos correr, luego ya veremos si la medida fue la correcta”

Declaró en los medios.

-Un político debe tener olfato, para dar la declaración correcta y tener a los medios comiendo de tu mano- le dijo a su aprendiz que en ese momento era el presidente de los concejales locales.

-El saber de un político, son sus corazonadas, el momento exacto para atacar, para mostrar fuerza o retirarse-.

-Usted es un gran maestro y aprendo mucho de usted-.

-No es fácil estar en esta silla sentado y más aún cuando sé que yo tengo la última palabra-

Cuando la gente se preparaba para los festejos desde casa del levantamiento de cosechas, el primer ministro decreto la suspensión de venta de vinos, licores y cervezas.

-No hay duda que soy mas que un Dios, solo una palabra y la gente debe obedecer-.

El cerrar los mercados locales, obligó a mucha gente a no acudir a los lugares habituales, se generó un mercado negro que expuso más a la sociedad a ese mal que afectaba al mundo entero.

En las monarquías de las mayorías la puerta se abre para que gente sin sentido común llegue a cargos donde se dañan más los problemas sociales.

-¿Y qué hará con el tema de los intoxicados?-.

-Si el jefe se equivoca, vuelve a mandar, por algo soy el jefe…y en el tema de las elecciones, comparemos voto por voto, lo que me sobra es dinero-.

Al sur del distrito, mando a cerrar las tuberías de gas, nadie podría cocinar, para desalentar la cena de esa noche, los vecinos así lo decían.

El aprendiz sonrió.

El estratega sin poder: Los expulsados del paraíso ya esperan en volver, la lucha entre los malos y los peores.

Twitter: @romansanchezz


Encuesta