Heal U.S.

Martes, Noviembre 17, 2020 - 07:33

Trump MAGA o como la bauticen, viene con todo para desplazar a la cadena Fox

Activista permanente. Participa en Consejos de educación estatales y municipales, Fundación Paisano, La iniciativa bilateral México-Estados Unidos, UNETE, Mexicanos Primero, Presidente del Consejo de Participación Social

            Timing es clave en la política.  Muchos creen que lo que pasa en Estados Unidos se queda allá, pero se equivocan. Los estornudos de nuestros queridos vecinos son siempre signos de pulmonía para los mexicanos cándidos. Espere y vea. Mientras tanto, una empapadita de lo que está pasando.

Los fríos de diciembre ayudan siempre a bajarle el calor a los ánimos y abrir pausas para desactivar o amainar movimientos. Los que establecieron el calendario electoral estadounidense seguramente contemplaron esto, entendiendo el complejo ejercicio macro social que significa una elección. Una vez calmados los ánimos y después de que los buenos deseos navideños se respiren en el ambiente, el nuevo presidente americano que sin duda será Biden tomará posesión en el primer mes arrancando el año, ¡cómo de que no!

Trump ocupará cada uno de los próximos 64 días que nos separan del 20 de enero para desgastar la legitimidad democrática, afianzar su teoría-fraude-barco de-sobrevivencia, preparar el plan Ivanka y, sobre todo, asegurar la máxima lealtad posible del partido Republicano. Y no lo dude, aún en el muy importante “Inauguration day” que es el día de arranque del nuevo presidente, The Donald -como lo llama Obama- hará de las suyas. En una de esas, el enemigo público #1 y bulero de la democracia lanzará con toda la suntuosidad como lo estila, su propia e inefable empresa de comunicaciones que, anótelo usted, se llamará algo así como “Trump Freedom” o “Trump MAGA”, ya que como lo ha leído en esta columna, el actual Presidente es perfectamente congruente en sus incongruencias. La empresa de comunicaciones Fox no puede llamarse engañada, se la jugó con un mentiroso y manipulador, y pagarán ahora por eso. Trump Freedom, Trump MAGA o como sea que la bauticen, viene con todo para desplazarla. El todavía presidente está en camino para quitarlos de en medio y convertir a su nueva empresa en el principal medio americano de comunicación conservador por antonomasia. Ternuritas los de la Fox que no la vieron venir. La marca Trump transmutará a los fanáticos y seguidores de su dueño en suscriptores leales, buscando aprovechar el largo acceso a un comercial mediático de 4 años pagado con recursos públicos llamado “Oficina presidencial” y apuntalado por el reality-show en que se convirtió el gobierno de los Estados Unidos, para monetizar la experiencia y convertirla en modelo negocios. Perder ganando es otra de las máximas de la real politik. La nueva empresa de comunicaciones arrancará con algo más de 20 millones de suscriptores, muchos de ellos identificados con la supremacía blanca, movimientos de derecha alternativa, pro armas y pro vidas, del círculo bíblico cristiano de las zonas más conservadoras y, sobre todo, de aquellos que sienten su americanismo amenazado por los progresistas demócratas y la multiculturalidad global. Existe un ejército silencioso o “silent mayority” dispuesto a pagar 9 dólares mensuales por ver los programas protagonizados por la estrella principal del canal, el ya para entonces ex presidente, su familia con Ivanka al frente, los aliados políticos republicanos y no republicanos que se vayan pegando, programas para analizar y destrozar cada una de las acciones demócratas, noticieros llenos con fake news, documentales sobre el “fraude electoral” y por supuesto, para el regreso triunfal de un Steve Bannon renovado con todas las causas alternativas que lo han acompañado echadas pa´ delante, pero que ahora abiertamente y sin ningún recato, mostrarán sus más oscuras facetas. Será en alguna medida algo liberador para la causa MAGA después de la prisión que significó la Presidencia. Un medio de comunicación propio, con un montón de fanáticos dispuestos a entregar casi 200 millones de billetes verdes mensuales son lo que se necesita para cerrar el círculo perfecto: Más negocios, más branding, más política, más poder, más manipulación y con todo el ADN Trump impreso. Win-to-win, pero con una gran perdedora, la democracia. Ay mamá Carlota, ¿a  dónde vamos a parar?   

 El presidente electo Joe Biden (para no decirle PRESUNTO como la puntada que se aventaron los lentos de la cancillería mexicana) tiene exactamente los mismos días para terminar de planear lo que será su presidencia. Estimo que el cálculo que se manejará será algo así como un gobierno que se dividirá en 2 etapas, la primera para sanar a la nación y la segunda para consolidar la agenda progresista, pero esta última altamente dependiente del avance logrado en la primera. El arranque tendrá los siguientes objetivos por los próximos dos años; 1, Recuperar la legitimidad y unidad en torno a la democracia estadounidense, 2, Combatir el COVID y bajar los índices que se cargan hasta ahora de propagación y mortandad, 3, Un regreso espectacular a la actividad económica que cruce sus beneficios más ampliamente con una sociedad cansada de las acuciantes diferencias y 4, Hacer todo lo posible para contrarrestar el efecto Donald en la sociedad y especialmente al interior del partido republicano. Tratar de que Trump sea percibido como una versión gringa de Jaime Maussan pero de la política, será importantísimo, para no volver a caer en sus brazos en las elecciones 2024.

Sin duda, el Presidente Biden deberá integrar a su gobierno a personas del partido republicano, y si se pone abusado y medio abusivo, serán para las siguientes áreas: La Secretaría de Estado, la de Comercio y la de Salud. Hay que asegurar el compromiso de los vecinos políticos del otro lado del pasillo legislativo americano.

Mientras tanto, la agenda progress del partido demócrata tendrá que esperar porqué, por más que insistan, este no es ni será su momento. Meter ahorita más leña al que ya parece incendio de San Agustín en la sociedad estadounidense, es poco inteligente y nada cool.

Existen intereses con agendas propias y amplias, pero lo mero mero es recuperar a un país que se está desmoronando y sanar es lo que va primero.

 

Sígueme y coméntame en:

Twitter     @moronipineda

Facebook   Moroni Pineda

Email     moronipineda@hotmail.com


Encuesta