No hay duda. La causa de las mujeres no es su causa

Domingo, Octubre 25, 2020 - 11:10

Lo fuimos comprobando al paso de los días y de las decisiones

Abogada, Notaria (BUAP) Maestra en Políticas Públicas y Género (FLACSO). Académica del ICJ. Regidora, Diputada local (2), Diputada Federal. Fundadora Asociación Mujeres Abogadas. Miembro de diversas organizaciones feministas. 

El cambio del Seguro Popular por el INSABI fue el primer golpe en contra de las mujeres, los medicamentos y los tratamientos a los que antes se podía tener acceso, por encima de todo lo que pudiese ser motivo de crítica, empezaron a fallar. Los recursos asignados para el cáncer de mama (-26.1%), cérvico-uterino (-23.3%) y de ovario (-16.7%), fueron disminuidos, los tratamientos suspendidos y la mayoría de las mujeres sin recursos, no pueden seguir de forma privada sus tratamientos. No hay medicamentos en las instituciones de salud pública.

La decisión que siguió fue suspender recursos a los Refugios para mujeres y niñas/os víctimas de violencia extrema. Se eliminó el Programa de Estancias Infantiles que ayudaban mucho a todas aquellas mujeres que no son derechohabientes de ninguna institución para tener a sus hijos/as en un lugar seguro para ellas poder salir a trabajar, quedaron desprotegidas. Cancelaron el presupuesto para las Casas de la Mujer Indígena (CAMIS) y redujeron los programas de apoyo a mujeres campesinas. ¿Qué habrá pasado con el programa de Seguro de Vida para Madres Jefas de Familia que ayudaba a muchos niños y niñas?

Siguió  el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) y con ello automáticamente reducido el recurso que se enviaba a los estados y a los municipios para programas de mujeres.

Si nos vamos al tema de la Seguridad, el fracaso en la seguridad pública está a la vista, en general pero específicamente en su incidencia en contra de las mujeres. Comentan que recibieron al país con muchas  muertes; pero las cifras no son mejores en los tiempos actuales, tan solo en lo que lleva este gobierno federal ha logrado que 12 mujeres cada día sean asesinadas, 6 mil 770 mujeres, (1, 456 víctimas de feminicidio y 5, 314 por homicidio doloso) y los datos son del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de julio de este año, con una característica más, estos asesinatos no tienen como única causa la violencia familiar, el sello es también, del crimen organizado.

Y llega el CoronaVirus y las violencias contra mujeres aumentan y los recortes se recrudecen con ese buen pretexto. Y las mujeres hoy además de todas las tareas que desempeñan, incluida la de cuidados, se convierten en profesoras. Y muchos empleos se destruyen, y hay parálisis y sigue la polarización desde la tribuna principal de este país, y se extinguen 109 Fideicomisos y Fondos, muchos de los cuales desarrollaban acciones de política pública a favor de las mujeres y de las niñas; pero eso sí, todos los días se construyen “telenovelas” nuevos capítulos a la vista habrá y no terminarán durante todo este gobierno, igualito como sucede en las telenovelas dependiendo del “raiting”  o se acaban o se pueden ampliar, inventando nuevas historias.

Y todo ese recurso no sabemos a donde será asignado, no hay reglas de operación, no hay licitaciones para ejercer su uso, no ha sido etiquetado, no hay una articulación institucional.

Y llega el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio 2021 (PEF2021) a la Cámara de Diputados y resulta que hay más recortes a los programas para mujeres. Que lo que se incluye en el Anexo 13 Presupuesto para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, no cumple con el objetivo para el cual fue creado. No importó que la Ley Federal de Presupuesto, señale que el presupuesto no puede reducirse y su progresividad (Artículo 58).

Hasta la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha hecho pública su preocupación mediante un comunicado por los recortes significativos “a las políticas destinadas a la lucha contra la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas, a la salud sexual reproductiva y a la promoción de los derechos de las mujeres indígenas” cuyas reducciones llegan en algunos programas hasta el 53%.

Todos estos embates del gobierno a la protección de las mujeres muestran que la causa de las mujeres no es su causa.

¿Sería esto lo que ofreció el partido oficial Morena en el gobierno, en campaña?

¿A esto se refería cuando se decía “al diablo con las instituciones”?

Me pregunto ¿Cuáles serán sus ofrecimientos para las mujeres en la campaña que se avecina para el 2021?

 

rociog@prodigy.net.mx

@rgolmedo

Palabra de Mujer Atlixco

rociogarciaolmedo.com

 

 

 

 


Encuesta