1972 el año que la 4T tocó Teziutlán

Viernes, Septiembre 25, 2020 - 17:07

Politólogo por la BUAP. Secretario estatal de Jóvenes, así como Consejero estatal y Secretario Gral. del Comité Municipal en Teziutlán de MORENA. Representante de MORENA ante el INE del Distrito 3 Teziutlán. Activista social        

Mucho se ha hablado de las veces en que antes de los 90s el ganarle al Partido de la Revolución Institucional era no solo una proeza si no también un tema para la historia; ésta semana me gustaría platicarle al amable lector sobre la historia de un personaje que contra todo pronóstico llegó a ser presidente de uno de los municipios más importantes del estado de Puebla y con todo en contra logró ser el mejor presidente que ha tenido el municipio de Teziutlán, reconocido no solo por la población si no también por la historia.

Corría el año de 1972,  no existía el INE, sino una Comisión electoral regida desde la Secretaría de Gobernación de la República, eran esos tiempos donde el ganarle una elección al PRI en las urnas no significaba que el triunfo fuera reconocido.

Era año de elecciones y un conocido médico teziuteco llamado Rafael Campos López, alumno político de Vicente Lombardo Toledano (uno de los siete sabios de México) participaba por tercera ocasión para ser presidente del municipio más grande de la zona nororiental del estado, cabe resaltar que como buena historia de la izquierda nacional, Rafael Campos, el “Dr. Campos” como era popularmente conocido, le habían robado el triunfo ya en un par de ocasiones.

Esta elección sería completamente diferente, con la población de Teziutlán volcada a defender las urnas para que nadie las robara, o en el mejor de los casos las “rellenara”, lograrón lo insólito, que por fin alguien no emanado del PRI gobernara Teziutlán en este caso a través del Partido Popular Socialista (PPS)

Ahora, haciendo la pregunta de cada semana, ¿Por qué? el título de esta columna? Bueno pues Rafael Campos durante los tres años de gobierno, hizo hospitales, varias escuelas primarias y secundarias, un CBTIS que por cierto hasta la fecha lleva el nombre de su maestro político, Lombardo Toledano, y donaba el 100% de su sueldo para becas estudiantiles al punto de que el Congreso del estado lo obligó a través de un decreto a cobrar su sueldo, como si el Dr. Campos supiera que en un futuro esa acción, un presidente de la republica la iba a convertir en política pública para apoyar a los jóvenes.

Era un político adelantado a su época, que gobernaba con los valores de la 4T y que sin duda si estuviera vivo sería parte de dicha organización. 

Pero el amable lector se podrá preguntar ¿A qué viene ésta remembranza? Pues siendo claros, es una crítica a la manera en que muchos políticos propios y extraños se intentan adueñar del discurso de la 4T para decir que ellos no roban mienten o traicionan mientras hacen negocios al amparo del poder, y como un Teziuteco distinguido pudo transformar a un municipio, con el Congreso del estado, el Gobierno estatal y federal en contra.

Obviamente, también hay que aclarar que la 4T no es una persona, es una manera de pensar y actuar, y en ese sentido también es recordarle al lector de Teziutlán, qué hasta la fecha no ha tenido a otro Dr. Campos y demás municipios con héroes anónimos que no se ha vuelto a repetir, y no es que no existan nuevos lideres con valores como los mencionados en esta columna, si no que hay muchos personajes “camuflajeados” con estos discursos.

Solo me queda cerrar la columna de esta semana recordándole a los municipios del estado de Puebla, y en particular al municipio de Teziutlán, que si hay de otra, que no dejen morir el recuerdo de estos valiosos personajes, pues del ejemplo de ellos, crecimos las nuevas generaciones que queremos cambiar el país. 


Encuesta