Diálogo pendiente

Miércoles, Septiembre 16, 2020 - 21:32

¿Qué pasaría sí el presidente López Obrador cenara con gobernabilidad, régimen y gobernanza?

Politólogo, Maestro en Administración Pública, docente universitario, con el oficio de hacer política por vocación y promotor de la participación ciudadana como misión.

Era la noche del 15 de septiembre, después del tradicional grito de Independencia en Palacio Nacional, en la mesa se encontraba el Régimen, la Gobernabilidad y la Gobernanza, personalidades invitadas por el Presidente Andrés Manuel.

En la mesa de la #4t las y el invitado discutían sus impresiones de los próximos meses para terminar el año, los temas se centraban principalmente en el trillado coronavirus y la vacuna, hasta que Gobernanza tocó un tema sobre el ejercicio de la libertad y provocó ciertos sobresaltos.

Cabe destacar que Gobernanza es más joven que la y el otro invitado, tiene mayores inquietudes, exige más, su personalidad es más dinámica, es altamente participativa, cuestiona y provoca dudas, de lo anterior siempre sale de la zona de confort y unas veces es incómoda al Régimen.

Gobernabilidad es más cautelosa, controladora, persuasiva, negociadora, interlocutora, le gusta el orden y no permite en gran medida las divergencias a menos que estas estén sujetas en el marco de lo permitido, reguladas por las leyes y las instituciones. 

Régimen es un personaje operativo, no cuestiona mucho, sigue órdenes, ejerce el uso de la ley para controlar a los demás y siempre busca poner las reglas del juego.

Sobre la discusión que provocó Gobernanza al tocar el tema de la libertad, cuando en la mesa señaló al Presidente Andrés Manuel que bajo la ideología liberal defender al pluralismo es fundamental, que el pluralismo en sí mismo promueve la participación ciudadana, permite la transparencia, actúa el derecho a la información pública, exige la rendición de cuentas e impera el Estado de Derecho.

Para Gobernabilidad todo lo anterior le pareció muy bien, sin embargo cuando escuchó a Régimen hablar y exponer sus argumentos en la mesa, apoyó la idea que mientras ideológicamente no se tenga todo controlado lo ideal es mantener el mismo estilo de hacer gobierno como se ejercía en el viejo sistema centralizado, manejar el poder político centralizado en el Presidente Andrés Manuel y así tener todo bajo control.

Régimen al Presidente Andrés Manuel le convenció que la idea de manejar el poder desde su figura le garantizaría el control y dominio del proceso de cambio verdadero, con un discurso político disfrazado de pluralismo y ejercicio de la libertad sobre la oposición moralmente derrotada, para Gobernabilidad la propuesta que hizo Régimen de tener controlado el pensamiento rebelde y a los detractores del Presidente era la vía para garantizar su chamba y su permanencia en el Gabinete. 

Gobernanza fiel a su línea de pensamiento insistió que la idea de maquillar el discurso político con el pensamiento liberal fundado en el pluralismo era un riesgo de incurrir al autoritarismo, por ello insistió que la única vía para lograr el cambio verdadero, la esperanza, la igualdad y el amor al prójimo era reconocer a la diversidad del pensamiento y agotar el diálogo con todas las expresiones que se han manifestado desde la sociedad, lo anterior generaría desde la ciudadanía y la sociedad civil proyectos para lograr salir de la crisis que nos ha sumergido el coronavirus, señaló que Luis F. Aguilar Villanueva ha debatido la idea de que el gobierno no tiene todo el conocimiento ni todos los recursos para solucionar los problemas de la sociedad.  

Ante ello el Presidente Andrés Manuel, en un chispazo de sagacidad, propuso como respuesta y posible conclusión al debate que veía viable todas las posturas, sin embargo no todo podría hacerse de manera simultánea, por lo que indicó seguir con las consultas populares como un instrumento de simulación de participación ciudadana, para tener tranquila a Gobernanza.

Para Régimen y Gobernabilidad su tarea ante la crisis del coronavirus era cerrar las filas, ya que la oposición moralmente derrotada no tenía discurso, que los agentes de comunicación social contrarios a su gobierno podrían ser fácilmente confrontados con el “ejército transformista” en las benditas redes sociales y que el discurso anticorrupción seguiría rindiendo frutos para mantener los niveles de popularidad de su gobierno. 

Gobernanza no quedó satisfecha y ultimó diciendo al Presidente Andrés Manuel, con una cita de Joan Prats, la gobernanza no es, pues, sólo ni lobby ni participación. Sentenció que fiel a su firmeza de pensamiento seguiría insistiendo que el camino de la #4t para el cambio verdadero tarde o temprano tendría que llegar a sus manos y hasta ese momento mantendría el diálogo pendiente. 

Facebook: Paco Osorio

Twitter: @Paco_Osorio1

Mail: coatl2401@gmail.com 


Encuesta