Viernes, 5 de Junio de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



El culto a la voluntad

Martes, Marzo 31, 2020 - 12:31
 
 
   

Hemos confundido la eficacia con la permanencia en un lugar.

El pasado jueves 26, el periodista Salvador Camarena una editorial titulada “Andrés Manuel tiene razón”. Una vez superadas las disonancias cognitivas que les pueda provocar el título a quienes se oponen o apoyan al presidente, el argumento tiene mucho sentido: López Obrador sale a la calle porque se dirige a un gran número de personas que no pueden parar sus actividades, dirigiéndose directamente a ellos y reconociendo su problemática.

Sin duda hay un alto componente, al menos discursivo, en el comportamiento del presidente. De hecho, autores como Mark Thompson en Sin palabras han señalado ese elemento de autenticidad que buscan los ciudadanos hacia sus líderes, especialmente ante el colapso de una élite política tecnocrática y percibida como “inauténtica”. Pero en mi opinión, hay otro elemento, todavía más arraigado en nuestra cultura política, que lo hace actuar de esa persona: la creencia en la voluntad providencial.

Quiero contar una anécdota para entrar en materia: hace unos años escuché de una persona cuya compañía lo había transferido a Alemania, y quería mostrarse diligencia y entrega a su trabajo quedándose a trabajar horas extra. A las pocas semanas, lo mandó llamar su jefe, quien le dijo con preocupación que había visto el viernes anterior su ventana encendida mientras pasaba por la calle después de un evento. Por ello, y en el entendido que una persona que no puede ser eficaz una persona que trabaja más allá de sus horas laborales, le preguntaba si necesitaba ayuda o si lo volvía a enviar de regreso a México.

Nuestra cultura política y laboral ha desarrollado un culto al numero de horas empleadas como muestra de productividad: hasta le hemos llamado coloquialmente “horas nalga”. Hemos confundido la eficacia con la permanencia en un lugar, o la presencia en ciertos actos; cuando en realidad se trata de estructuras organizativas adecuadas y, en niveles ejecutivos, don de mando, delegación, supervisión y capacidad de decisión.

Los ejemplos abundan en la política: desde memorias de funcionarios públicos que escriben con orgullo la disposición que tenían cuando sus jefes les llamaban a algas horas de la madrugada porque estaban trabajando, el quedarse en la oficina “hasta que se vaya el director”. Quien piense que estas actitudes se habían superado el siglo pasado, recordemos aquel spot de Miguel Ángel Mancera con motivo de uno de sus últimos informes de gobierno, donde se le veía saliendo de su oficina cuando la señora de la limpieza iniciaba su trabajo, queriendo mostrar abnegación y entrega por el trabajo.

López Obrador es heredero directo de esa cultura y así lo ha dejado ver en numerosas ocasiones. Ha afirmado que “trabajará el doble” estos seis años porque no se va a reelegir. Un día banaliza la pandemia del COVID-19, y el otro afirma que trabajará 16 horas al día en su combate. Nos hace creer que una labor importante es estar de gira “supervisando obras” y comiendo en fondas en vez de supervisar y coordinar a la administración pública federal. Incluso hace unos días declaró que, si detenía sus giras, los “conservadores” le arrebatarían el poder.

Lo anterior sonaría hasta anecdótico si no fuera porque ha dinamitado el funcionamiento de sus estructuras administrativas. A nombre de la “austeridad republicana”, depauperizó a la burocracia al inicio de su sexenio, lo cual llevó a una desbandada cuadros capacitados y colocando a afines en sus lugares. Sus esquemas de toma de decisiones centralizados han llevado a la ineficacia en las decisiones y, en algunos casos, a graves desabastos, como con los medicamentos.

Esperemos que, de tanto jugar un personaje, la realidad no termine aplastando a un ejecutivo que ha apostado todo a sí mismo, lo que percibe como su dimensión histórica y su discurso. Porque si eso sucede, nos lleva a todos consigo.

@FernandoDworak


Semblanza

Fernando Dworak

Fernando Dworak Camargo   Licenciado en Ciencia política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) Maestro en Estudios legislativos en la Universidad de Hull, Reino Unido. Durante la LVI Legislatura de la Cámara de Diputados, fue Secretario técnico de la Comisión de Participación Ciudadana. En 2000, durante los trabajos de la Comisión de Estudios para la Reforma del Estado, fue secretario técnico de la mesa relativa a “Régimen de gobierno y organización de los poderes públicos” De 2002 a 2005, fue Director de Estudios Legislativos de la Secretaría de Gobernación. En 2003, fue publicado por el Fondo de Cultura Económica “El legislador a examen. El debate sobre la reelección legislativa en México”, publicación de la que fue coautor y coordinador, impulsando desde entonces de manera permanente, el tema de la reelección legislativa. Ha sido profesor en el ITAM, además de dictar cátedra en diversas instituciones académicas nacionales. Desde 2009 es coordinador académico del Diplomado en Planeación y Operación Legislativa del ITAM. Actualmente, se desempeña como asesor, además de conferencista y realiza una investigación sobre las prerrogativas parlamentarias. Entre sus temas se encuentran reelección, agenda legislativa, cabildeo, sobre los que publica en medios especializados.

Ver más +

La Corte de los Milagros

Pasan todos de panzazo

Encuesta