Sábado, 28 de Marzo de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Primero los pobres

Lunes, Marzo 23, 2020 - 20:39
 
 
   

López Gatel, Subsecretario de Salud, elevado a la categoría de ministro plenipotenciario...

Los días pasan y el desconcierto continúa. Ante la crisis provocada por el coronavirus sigue sin haber en el Gobierno una estrategia unificada. Todos los días somos testigos de como unos presidentes municipales toman unas medidas, algunos gobernadores toman esas y otras más acertivas, pero la mayoría de los gobiernos estatales siguen pasmados, quizá porque esperan linea. Y de verdad, que alcaldes y gobernadores pueden permanecer sentados, haciendo mutis porque en el gobierno federal nada más hay confusión.

López Gatel, Subsecretario de Salud, elevado a la categoría de ministro plenipotenciario, a sabiendas de que la situación ya es grave, intenta, sin conseguirlo, calmar a la población con explicaciones que se topan una y otra vez con la terca realidad. El pobre da instrucciones que pretende sean acatadas por la población y el presidente lo desmiente y desobedece cotidianamente, en los hechos y en los dichos. Lo que acaba de pasar apenas, es patético, López, el “científico”, pidiendo precauciones y el otro López compartiendo un video conminando a la población a no dejar de salir para fortalecer la economía familiar, "hay que seguir haciendo la vida normal", pues él como presidente anunciará cuando ya no se pueda. Pobre del científico, cuyo trabajo merece tan poco respeto de su jefe, alguien con un poco más de dignidad ya le habría renunciado.

Pero lo más preocupante de todo esto, es que en el fondo de la pantomima se esconden las motivaciones que llevan a este desgobierno a actuar tan descoordinadamente. Se les escapan los argumentos a los representantes y voceros de la 4a. Que la Sheinbaum cancela unos eventos masivos y otros no (como el Vive Latino), porque, ¡Oh mi Dios!, económicamente tendrá repercusiones.  Luego se escucha por ahí la voz de algunos de sus pregoneros, alegando que no se puede declarar cuarentena obligatoria porque en este país, más del 50% de la población vive al día, en la economía informal y que unir el hambre con los niveles de violencia que sufrimos sería irresponsable.

Y aunque el dato del porcentaje altísimo de quienes viven al día no se puede refutar, no me explico porque ponen la economía por encima de la salud de la población y de la enorme cantidad de mexicanos que están exponiendo a una muerte segura.  López Gatel ha predicho en la Cámara de Senadores, cuantos mexicanos se van a infectar (dice que el 80%) y hasta se atrevió a adelantar el número de muertos.  Se le olvidó mencionar que en México, dada la alta tasa de personas con obesidad y padecimientos como la diabetes y la hipertensión, esa predicción se puede quedar muy corta.

La experiencia Internacional nos ha enseñado que para evitar una curva pronunciada de contagios (que ha mencionado López G. como lo deseable), es indispensable decretar cuarentena obligatoria. De no hacerlo, de ese 80% que afirman se contagiará, los adultos mayores, y/o quienes padecen alguna condición que los hace más vulnerables ante el virus, estarán llegando, al mismo tiempo, a hospitales abarrotados, que todos sabemos en que condiciones están, requiriendo atención de Terapia Intensiva, para poder sobrevivir.

Esconder el número de infectados es una pésima estrategia, porque en los números finales se podrá cotejar el alto número de fallecimientos comparado con el de contagiados y será abrumadora la diferencia con los resultados de otros países. Claro, siempre estará a la mano, para quienes han tenido la proclividad a engañar, de falsear los motivos de fallecimiento en las actas de defunción.

Me encantaría estar equivocada. Quisiera amanecer mañana con el anuncio de que el Presidente López Obrador, se coloca a la altura de su responsabilidad y anuncia que a partir de ya se decreta la cuarentena obligatoria.  Que sólo el personal de salud y quienes trabajan en los servicios públicos indispensables podrán movilizarse fuera de casa.  Y que, todas las familias que lo necesiten recibirán los recursos necesarios para subsistir, que para ello se suspenderán Dos Bocas, Santa Lucía y el Tren Maya; y el despilfarro que significan sus programas electoreros sin reglas de operación.  Que en tres meses nadie se preocupe por pagar impuestos, luz, gas, renta y créditos. 

¡Oh no!, me olvidaba que eso sólo lo están haciendo los gobiernos neoliberales. Los que ahora están demostrando que primero está la VIDA y la Salud de los más vulnerables. Ya empiezo a pensar que el eslogan de López de PRIMERO LOS POBRES, es porque para él deben ir adelante de la fila en sufrimiento, enfermedad y muerte.

Pero sigo con la esperanza de equivocarme.

Más del autor


Semblanza

Ana Teresa Aranda Orozco

Ana Teresa Aranda es madre de seis y abuela de 21.  Ha sido Diputada Federal en la LV legislatura. Titular del DIF Nacional. Secretaria de SEDESOL y subsecretaria de Gobernación Federal.   Es Licenciada en Ciencias Políticas y tiene Maestria en Gobernanza y Globalización por la UDLAP.

Ver más +

Encuesta