Viernes, 24 de Enero de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Dos aspectos del mismo aniversario

Sábado, Diciembre 7, 2019 - 08:09
 
 
   

Fue convocado desde el Palacio Nacional con la finalidad que los asistentes escucharan y aplaudieran

El domingo 1 de diciembre, en la Ciudad de México, se efectuaron dos eventos políticos, que teniendo como eje rector el informe de labores realizadas por el presidente López Obrador durante su primer año de gobierno, se desarrollaron de manera radicalmente diferente.

Uno de esos eventos fue convocado desde el Palacio Nacional con la finalidad que los asistentes escucharan y aplaudieran los resultados ─unos impalpables y otros catastróficos─ del trabajo realizado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Resultados que de acuerdo con los “otros datos” que maneja el señor presidente de la república están lejos, pero bastante lejos, de reflejar la realidad que vivimos cotidianamente millones de personas.

Durante poco más de una hora, ante una mayoría de gente que demostraba desinterés en escuchar a López Obrador y sólo aplaudía cuando sus pastores le indicaban, el primer mandatario relató lo que él considera logros de la 4T.

Lo hizo sin dejar de arremeter contra quienes el considera corruptos, conservadores y neoliberales.

Aseguró que “los beneficios de los programas sociales ya llegan a la mitad de la población (estimada en 126 millones 577 mil 691 habitantes), cuando menos mediante un programa”. Esto implica que 63 millones 288 mil 845 de personas habrían recibido individualmente uno de los beneficios anunciados.

Esto hace suponer que el gobierno lópezobradorista habría repartido 5 millones 274 mil ayudas económicas mensualmente, durante los doce meses de su gobierno. Ciento setenta y tres mil 800 apoyos económicos durante cada uno de los 365 días del año. Siete mil 325 por cada hora transcurrida durante el año. Ciento 22 beneficios económicos por minuto y 2 por cada uno de los segundos transcurridos ininterrumpidamente durante los 365 días del año.

Quedan al juicio reflexivo de los lectores de e-consulta estas cifras que se derivan de los 63 millones 288 mil 845 ayudas económicas que dice haber repartido el presidente López a lo largo y ancho del país en su primer año de gobierno.

Ya inmerso en el mundo de las macro cifras el mesías tabasqueño aseguró que “ocho millones de adultos mayores han recibido sus pensiones de 2 mil 550 pesos bimestrales”.

También manifestó que está “muy contento porque en los pueblos indígenas el 95% de los hogares cuentan con un apoyo de bienestar”.

Respecto al grave problema de delincuencia organizada que flagela al país, el señor López reiteró, por enésima ocasión, que su gobierno “no repetirá la desquiciada guerra al narcotráfico de Felipe Calderón y (que) pese a las críticas de debilidad (de que ha sido objeto) no usará a las fuerzas armadas para cometer excesos”.

En materia de empleo, mostró su terquedad al insistir nuevamente en considerar como empleos productivos, con prestaciones de tipo laboral, las becas que se otorgan a los participantes en los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Situado frente a una multitud subordinada, volvió a  fustigar a las personas y organizaciones sociales no gubernamentales que, en opinión suya,  cometieron el delito ─todavía no establecido en las leyes mexicanas─ de hacer uso del derecho constitucional que tenemos todos los mexicanos de ampararnos contra actos de autoridad arbitrarios, como el cometido por AMLO al cancelar la construcción del NAIM de Texcoco y decidir la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, sin que se hayan cumplido ninguno de los requisitos establecidos para ese fin.

El presidente dijo que enfrentó “con éxito la actitud obstinada y caprichosa de los conservadores corruptos, que recurrieron al sabotaje jurídico en la construcción del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles, para lo cual presentaron 103 amparos para evitar que se iniciaran los trabajos en Santa Lucía”.

Admitió que “todavía no ha habido crecimiento económico”, pero aseguró que “existe una mejor distribución de la riqueza”. Cosa que no es verdad.

El otro evento, se inició con una marcha que partió de la Columna y se desarrolló en la explanada del Monumento a la Revolución, tuvo una connotación diferente.

Todos los asistentes llegaron por voluntad propia. Trasladándose por cuenta de ellos y no acarreados en microbuses y autobuses foráneos como ocurrió en el evento convocado por el presidente López Obrador. Tampoco se repartieron raciones alimenticias.

Con pancartas y expresiones verbales colectivas, millares de participantes expresaron su inconformidad por la forma como está gobernando al país el presidente López Obrador.

Voces multitudinarias exigieron al presidente de la república que rectifique sus decisiones erróneas que están afectando al país y a millones de habitantes.

También manifestaron su enojo e inconformidad por el decrecimiento del Producto Interno Bruto y el prolongado estancamiento de la economía. Demandaron que se atienda eficientemente el problema de la inseguridad pública que en el año que tiene López Obrador en la presidencia de la república alcanzó niveles nunca antes vistos.

En 36 ciudades de diferentes entidades federativas se efectuaron eventos de protesta ciudadana semejantes.

Agresión a un periodista

Al finalizar el informe del presidente de la república un grupo de sus simpatizantes agredió en forma verbal al reportero de TV Azteca Irving Pineda a quien gritaron violentamente ¡chayotero! ¡prensa corrupta!

Andrés Manuel López declaró que “son pasiones desbordadas que se tienen que ir controlando poco a poco”.

No es la primera vez que personas afines al presidente de la república atacan a un periodista con los mismos epítetos que AMLO suele utilizar frecuentemente para descalificar a determinados medios informativos y a diversos periodistas.

En las redes sociales y en los espacios de algunos periódicos donde se pueden comentar algunas notas informativas, esta práctica descalificadora, que atenta contra la libertad de prensa y de expresión, es cosa de todos los días.

Y lo peor de todo, es que estos ultrajes a periodistas y medios informativos los promueve, consciente o inconscientemente, el mismísimo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.


Semblanza

Raúl Espejel Pérez

Ha colaborado como articulista en la revista Jueves de Excélsior, El Universal de México, El Universal Gráfico, El Universal de Puebla, El Día, Nueva Era de Puebla y la revista Momento de Puebla (versión impresa y digital).

Ver más +

Encuesta