Domingo, 25 de Agosto de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Candidaturas y desfiguros

Viernes, Marzo 8, 2019 - 10:59
 
 
   

Les vale un comino, son indiferentes, abominan de todos y de todo

A una gran cantidad de personas no les interesa la vida política de Puebla.

Les vale un comino, son indiferentes, abominan de todos y de todo.

A otros les llama la atención, la miran de reojo, viven en la desinformación voluntaria. La ven como algo superficial y la comentan con desdén. La ven de lejos como un espectáculo. Comentan cosas frívolas y le agregan memes.

A otro segmento le interesa, y  ven que los escenarios, revisados con sentido común, tienen un sentido predominantemente absurdo. Va del cinismo y descaro, a la simulación que esconde una incontenible tendencia al enriquecimiento por la vía más corta posible.

Véase si no.

1.-Los Marín, Zavala, Estefan, Ardelio, todos como formando un cártel, se suman gustosos al candidato Barbosa. Él los acoge con un gesto de redención y aliento. Atrás de ellos van rebaños menores, o con destreza mayúscula en las artes del chantaje. Hasta la mano de Raúl y Carlos Salinas se advierte en su brazo armado de raíz poblana.

Hasta podemos imaginar este cuadro, suma de complicidades, como inmerso en las escenas de la cercana semana santa. Mesías, rebaños, el buen ladrón, Judas, hasta las negaciones de Pedro (sin gallo que cante tres veces). Todo con el signo de la perversidad.

Y la crucifixión, de la democracia, naturalmente.

2.-En el mismo temario de semana santa, aparece el ungido. Alberto Jiménez Merino desempeña ese papel por el PRI. Un buen hombre marcha al calvario. Ciertamente el mejor candidato del PRI. Ha crecido. Dejó su retórica monotemática sobre el campo y adquirió una visión de amplio horizonte.

Fatalmente llega tarde. El habría sido un candidato extraordinario en los tiempos del PRI hegemónico. Cumplía todos los requisitos. Ayer habría sido un heredero natural de los mandatarios priistas. Hoy los tiempos han cambiado.

 Acaso le hizo falta en su momento, igual que al gobernador interino, un sano apetito por el poder.

Un golpe de audacia con las armas de la innovación.

Un paso disruptivo con el valor  de su origen, su experiencia y sus raíces populares.

Cuando hago referencia a esto, recuerdo un símil a nivel federal. Cuando asesinan a Colosio, era Fernando Ortíz Arana presidente nacional del PRI. Tenía bajo su control a los comités priistas de todas las entidades, ejercía igualmente influencia y hasta control sobre todos los gobernadores priistas, que eran la mayoría.

Carlos Salinas era el villano. La sospecha y el juicio popular lo condenaban  casi de modo unánime. Con la mesa puesta para una decisión de arrojo, de intrepidez, Ortíz Arana se inclinó reverente ante el poder de Salinas.

La gran oportunidad tocó a su puerta. Llamó “al hombre de la circunstancia”. Pero este no le abrió. Se atemorizó, se achicó ante el reto. Era, ciertamente, un desafío  para espíritus superiores.

En otras circunstancias y en sus carreras,  a sus puertas tocó la fortuna en el caso de Pacheco Pulido y Alberto Jiménez.  No le abrieron.

El gobernador Alfredo Toxqui me dijo un día: “La oportunidad es como una mujer lasciva, toca a su puerta; si usted no le abre, toca en la siguiente…”

Alberto Jiménez representa a un partido que está en un lejanísimo tercer lugar. Él no es culpable. Es una de las víctimas, legiones de víctimas, de quienes usaron el tricolor como trinchera o cueva de Ali Babá. Un cártel que sigue ahí, no se sacia. Claudia Ruiz Massieu lo representa perfectamente bien. La casta privilegiada que está tras bambalinas, renuente a dejar la ubre,  fuente de infinita riqueza y poder.

2.-El caso del doctor Enrique Doger es patético. Lanza anatemas contra Mario Marín y Alberto, cuando apenas ayer cortejaba al primero. Sin militancia o compromiso juvenil alguno, saltó de la rectoría al poder por favores superiores. Hoy les da lecciones de moral a sus correligionarios.

Salió raspadísimo de su campaña por la gubernatura, cuando Moreno Valle, para someterlo, reveló parte de su cuantioso patrimonio en bienes  muebles e inmuebles, más otra clase de vínculos comprometedores. Dosis suficiente para guardar silencio y desempeñar una competencia sólo testimonial.

La genuflexión se prolongó hasta la elección de Martha Erika, a quien gustoso le alzó  la mano de la victoria. El premio se anticipaba, pero la muerte cortó de tajo sueños de opio.

No obstante, buscaba nuevamente ser candidato. Pero un madruguete nacional, del poder real, acabó con él y equipo que lo acompaña.

En el PRI hay  quienes hablan de expulsión al médico descontento. Son petates del muerto propios de estos casos.

Hay una caterva de sujetos que han traicionado al PRI y no osan lastimarlos ni con la hoja de un boletín de prensa.

Entre los priistas, se escucha comúnmente referirse  al doctor Doger como sinónimo de la traición tricolor. Nada más injusto.  ¿Por qué tendría él que opacar a Fernando Morales y muchísimos más? . Todos caben perfectamente en igualdad de circunstancias en el templete patibulario. Claro, la plataforma tendría que ser enorme.

3.-El doctor Enrique Cárdenas aparece en escena, como candidato a la gubernatura por PAN, PRD y otro partido comparsa. El hombre es de una estatura especial, extraordinaria.

Mis respetos en toda la extensión del concepto.

Un académico de trayectoria y peso incuestionables. Un intelectual honorable y de sólida preparación, estudioso y conocedor profundo de los problemas del estado y del país.

Lamentablemente, me parece que no es su momento.

Las compañías patrocinadoras son nefastas.

Para decirlo de modo gráfico, me imagino el caso de un vino finísimo, exquisito, de factura francesa o española, pero en una botella con la etiqueta de charanda de Morelia o huachicol (en sus orígenes esto era tequila adulterado) de los Altos de Jalisco.

¿Quién podrá comprar semejante bebistrajo?

Desde luego, no es esto lo que merecemos los poblanos. Pero esto tenemos.

xgt49@yahoo.com.mx


Semblanza

Xavier Gutiérrez

Es periodista desde 1967. Ha sido reportero y director de medios impresos y conductor de programas de radio y televisión. En su trayectoria periodística ha sido articulista, columnista, comentarista y caricaturista. Es autor del libro “Ideas Para la Vida” y ha desempeñado cargos públicos en áreas de comunicación. Desde hace diez años conduce el programa de televisión “Te lo Digo Juan…Para que lo Escuches Pedro”.

Ver más +

Encuesta