Estamos viendo que la sociedad se está relajando y los gobiernos no muestran disposición por reforzar las medidas de los protocolos sanitarios contra el covid-19, por lo que corremos el riesgo de que se presenten más contagios.

Así lo advirtió Víctor Manuel Caballero Solano, catedrático de la Facultad de Medicina de la UPAEP para quien la inminencia de la cuarta ola, en diciembre o enero obliga a toda la sociedad a continuar con las medidas de autocuidado.

Dijo que en México a diferencia de otros países, la gente sí desea vacunarse. “Tenemos una cultura a favor de la prevención, desarrollada desde hace más de 45 años a favor de las vacunas. En el país tuvimos la oportunidad de vacunar a un número mayor de mexicanos si se tuvieran todos los biológicos disponibles, situación que no se ha dado”

El ritmo al que se reproduce el virus y la facilidad con la que se transmite es mayor, y en el caso de las personas que no se vacunen, se van a infectar de Covid-19, porque el virus va a llegar a toda la población, manifestó  Caballero.

Advirtió que a pesar de que en el 2022 estemos en semáforo verde, las personas deben seguir conservando las medidas de autocuidado, las que todos conocemos, uso correcto del cubrebocas, mantener la sana distancia y continuar con el lavado frecuente de manos con agua y jabón.

El virus del covid-19 ha mutado y ha dado paso a diferentes variantes y lo seguirá haciendo, característica particular de este virus que conforme avanza la pandemia, vamos aprendiendo sobre su comportamiento y cada vez va haciendo más lejos la expectativa que se tenía en un inicio de la “inmunidad de rebaño, protección que tiene un grupo social por un número determinado de gente inmune, es decir, en función de cierta inmunidad de una población, el resto está protegido”.

Agregó que la inmunidad de rebaño no se va a lograr por la vacunación de la población de manera pronta, situación que nos preocupa porque, “da la impresión de que en México le apostamos a que la inmunidad de rebaño se logre por infectados, gente infectada, gente enferma. No por nada somos uno de los principales países con registros significativos de muertes de personas por Covid-19, han muerto médicos y enfermeras por este virus y a pesar de ello, el problema sigue vigente”.

Después de casi dos años de sacrificios, de restricciones, de incomodidades y pérdidas humanas, algunas personas piensan que esta pandemia ya se acabó y la realidad es que aún no es tiempo de relajarse, de bajar la guardia con el uso de cubrebocas, conservar la sana distancia y lavado constante de las manos con agua y jabón, toda la población debe seguir cuidándose, advirtió.