Vecinos de Santa María Xonacatepec reabrieron la autopista Puebla-Orizaba luego de que la Policía liberó a Víctor Merino Rojas, un hombre que por grabar un operativo de la Unidad Mixta de Reacción Inmediata (UMIR) de la Policía Estatal, fue detenido, golpeado y despojado de su teléfono celular.

Ahora se sabe que todo inició cuando un grupo de elementos de la UMIR llegaron a la calle La Rosa, varios de ellos en vehículos particulares, sin rótulos, además de que no portaban el uniforme de la Policía Estatal y llevaban el rostro cubierto con pasamontañas.

Esto alertó a los vecinos, uno de ellos el señor Víctor Merino Rojas, quien tiene una tienda en la zona y al ver que los supuestos policías trataban de meterse a un salón social, decidió empezar a grabar con su celular.

Esto causó la molestia de los policías, los cuales con violencia le quitaron su celular y amenazaron con detenerlo si no se retiraba del lugar, pero  el ciudadano reclamó que le devolvieran su teléfono.

Cuando los vecinos comenzaron a salir para apoyar a Víctor, los policías comenzaron a retirarse del lugar, por lo que el señor se atravesó a una de las patrullas para que le devolvieran su celular, pero esto no impidió que las patrullas siguieran avanzando, por lo que la patrulla siguió su marcha con el agraviado tomado del tumbaburros de la patrulla.

Otro vecino comenzó a perseguir las patrullas pero calles adelante los policías se detuvieron, golpearon a Víctor y después lo subieron a la patrulla al tiempo que l amenazaron a los vecinos que los iban siguiendo en sus coches.

Esto provocó que los vecinos decidieran cerrar la autopista Puebla-Orizaba, hasta cerca de las 22:00 horas cuando tras un diálogo con comandantes de la Policía Estatal, se acordó la liberación de Víctor Merino Rojas, aunque se desconoce si se le fue devuelto su teléfono celular.
 

No es la primera vez que la UMIR es señalada por actos fuera de la ley, específicamente de detenciones ilegales, pues las consignan sin una orden de aprehensión, además de que recurren allanamiento de morada para cumplirlas sin ser una autoridad ministerial, pues la Policía Estatal solamente puede actuar por delitos en flagrancia.

Según la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP), Víctor tenía en su poder 4 kilos de marihuana y 37 gramos de cristal. La dependencia acusó a los vecinos de vandalizar las patrullas que participaron en el operativo.