Con siete votos a favor y cuatro en contra, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que es resolvió que es inconstitucional prohibir la venta y utilización de cigarros electrónicos y vapeadores en México.

La resolución abre el camino para que cualquier empresa se ampare contra la prohibición absoluta contenida en la legislación pues, según los ministros, atenta contra la libertad de comercio y el libre desarrollo de la personalidad, además de ser inconstitucional y desproporcional.

Con esto se resolvió la contradicción de tesis 39/2021, en relación con la Ley General para el Control de Tabaco, que la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha empleado para prohibir el consumo de cigarros electrónicos y abre la puerta para que el Congreso legisle sobre el tema.

Los ministros Yasmín Esquivel, Fernando Franco, Luis María Aguilar y Alberto Pérez votaron en contra, advirtiendo que aún no existen estudios científicos que demuestren que los vapeadores o cigarros electrónicos no son dañinos para la salud al mismo nivel o más que el tabaco.

La Ministra Norma Lucía Peña Hernández señaló que el Estado carece de legitimidad para prohibir a las personas adultas decidir sobre el consumo como parte de su plan de vida, pues las personas mayores de edad deben asumir libremente el costo que para su salud o su vida puedan conllevar.

Arturo Zaldívar, presidente de la SCJN, señaló que el pronunciamiento es sobre si la prohibición está relacionada con la violación de la libertad de comercio y al libre desarrollo de la personalidad, señalando que si fuera por temas de salud se debería regular desde otras políticas.

Juan José Cirión Lee, presidente de la organización México y el Mundo Vapeando (Mexvap), señaló que hasta septiembre sumaban casi mil amparos de consumidores para poder tener acceso legal a vapeadores, como una medida para dejar el cigarro, sin embargo, solo 16 se han resuelto.

Cirión alertó que la falta de regulación para importar y vender vaporizadores en México ha disparado la presencia de productos en el mercado negro.

De acuerdo con estimaciones de Mexvap, el 35 por ciento de los usuarios de vapeo, que en su total asciende a un millón de personas, regresaron a fumar cigarro por la prohibición, pues temen que se les complique o no puedan encontrar productos ilegales.