Al igual que el comercio ambulante, durante la pandemia la prostitución se desbordó en el Centro Histórico de Puebla, así que ahora la nueva administración busca solucionar el problema e incluso analizaría una zona de tolerancia para el sexo servicio.

En un recorrido realizado esta tarde se pudo constatar la presencia de decenas de mujeres en las calles más concurridas del primer cuadro de la ciudad, mientras la gente camina o circula en su automóvil y comerciantes informales ofrecen sus productos.

Mujeres mayores y jóvenes de entre 15 a 30 años ocupan las banquetas de las avenidas 8, 10 y 12 Oriente-Poniente, para esperar a que alguna persona adquiera sus servicios.

También hay presencia de sexoservidoras sobre la 3, 5 y 7 norte, así como en la 14 y la 18 Poniente, a la altura del mercado 5 de Mayo, todas siendo vigiladas a distancia.

Locatarios de los alrededores contaron que durante la pandemia del covid-19 aumentó el número de mujeres.

“Dicen que algunas se vinieron porque los bares en los que trabajaban cerraron. Pero sí, siempre hubo, pero ahora hay más”, comentó uno de los comerciantes de la 9 norte.

Señaló que el Ayuntamiento entrante encabezado por Eduardo Rivera Peréz es el que deberá enfrentar el fenómeno, realizado operativo para combatir la explotación sexual en el primer cuadro de la capital poblana, asi como la creación de una “zona de tolerancia” para el ejercicio de la prostitución.

Señaló que los hoteles cercanos también se han visto beneficiados por la entrada y salida de clientes a sus habitaciones.

“Hay muchas personas que se benefician económicamente con este oficio: taqueros, músicos, taxistas, muchos. La parte más difícil es lo que tiene que ver el ayuntamiento”, dijo.

 Van por ordenamiento

La Comisión de Gobernación del ayuntamiento de Puebla revisará la presencia de prostitución en las calles del Centro Histórico y analizará posibles soluciones, informó el presidente Miguel Ángel Mantilla Martínez, regidor del Partido Acción Nacional (PAN).

En entrevista después de la sesión de instalación de la comisión, señaló que la prostitución es un asunto que debe resolverse, pero requiere de un diagnóstico.

"Se está revisando; es un tema muy delicado, incluso viene con otros delitos que se combatirán con toda la fuerza. Hay delitos de trata de blancas que habrá que resolver a fondo", indicó. 

Mantilla Martínez agregó que también se pretende solucionar el narcomenudeo y la presencia de grupos delictivos instalados en las calles de la ciudad de Puebla.

Incluso abrió la posibilidad de una "zona de tolerancia" para las sexoservidoras, pero será una cuestión que se someterá a análisis.

Durante la sesión de instalación Mantilla Martínez manifestó que Puebla requiere de la unidad de todas las fuerzas políticas por un objetivo conjunto que es el rescate y la gobernabilidad de la ciudad.