El gobierno de Francia anunció que las pruebas de detección de covid-19 dejarán de ser gratuitas para personas adultas no vacunadas, a menos que las prescriba un médico.

Autoridades señalaron que las y los adultos que no hayan recibido ninguna dosis de la vacuna tendrán que pagar entre 22 y 45 euros (de 25 a 52 dólares) por las pruebas.

Sin embargo, seguirán siendo gratuitas para aquellas personas que hayan completado el esquema de vacunación y para menores de 18 años.

El gobierno introdujo la medida como complemento a los pases covid-19, que son necesarios para acceder a espacios públicos, como bares, restaurantes, cines y hasta hospitales. Para obtener un certificado es necesario mostrar una prueba de vacunación, un test negativo al coronavirus o haber superado la enfermedad recientemente.

Este requisito, anunciado en julio, impulsó la tasa de vacunación en el país. Más de 49 millones de personas en Francia, cerca del 74 por ciento de la población, tiene ya las dos vacunas contra el covid-19, que en el país se administra a las personas mayores de 12 años.

 

Con información de Milenio