Brandon Burgos es un niño que con tan solo 11 años de edad se ha convertido en un tatuador, actividad que desarrolla en su tiempo libre, cuando no está ocupado con sus deberes escolares.

La información fue dada a conocer a través de un video que publicó Agencia Enfoque, una agencia dedicada al fotoperiodismo de Puebla, México, en su cuenta de Twitter:

“Brandon Burgos es un niño de 11 años que a su corta edad se ha convertido en tatuador en los tiempos libres que la escuela le permite mientras ayuda a su padre a realizar los bocetos y diseños en su estudio particular”, fueron los detalles que dio a conocer la agencia.

Asimismo, el video compartido, el cual cuenta con una duración de 31 segundos, muestra el testimonio de Brandon Burgos, quien mencionó que comenzó su experiencia como tatuador preparando la mesa

“Yo empecé de hecho, empecé a preparar la mesa, de ahí me fui metiendo a los stencils, que es el diseño sobre el tatuaje, es el diseño donde uno se guía”, mencionó el niño de 11 años.

Finalmente, relató que su primer tatuaje fue un cráneo de diez centímetros que realizó en el antebrazo de su padre: “Lo primero que tatué fue un cráneo de 10 centímetros en la parte del brazo a mi papá”, concluyó.