Autoridades talibanas informaron que se registró una explosión entre los fieles musulmanes chiítas en una mezquita en la provincia de Kuduz, ciudad al norte de Afganistán, la cual mató a 100 personas.

La explosión se produjo durante el servicio de oración semanal del viernes en la mezquita Gozar-e-Sayed Abad. La oración del mediodía del viernes es el punto culminante de la semana religiosa musulmana, por lo que, las mezquitas suelen estar abarrotadas.

Hasta el momento no se han adjudicado el atentado, sin embargo, se sospecha de los militantes del grupo Estado Islámico, los cuales tienen una larga historia de ataques a la minoría musulmana chií de Afganistán.

Dost Mohammad Obaida, subjefe de policía de la provincia de Kunduz, dijo que el ataque pudo haber sido llevado a cabo por un terrorista suicida que se mezcló entre los fieles. Sin embargo, aseguró a los chiítas que los talibanes están preparados para garantizar su seguridad y ya están realizando una investigación.

De confirmarse la cifra de muertos, sería la más alta desde que las fuerzas estadounidenses y de la OTAN abandonaron Afganistán a fines de agosto y los talibanes tomaron el control del país.

Los talibanes han sido blanco de una serie de ataques mortales del Estado Islámico, que incluyeron disparos de emboscadas y una explosión en una mezquita en la capital de Kabul.

Con información de El Financiero.