La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México investiga el homicidio de un menor de edad dentro de su domicilio en calles de la alcaldía Xochimilco. Familiares y autoridades sospechan que la responsable del ataque podría ser su propia hermana de 14 años, por lo que fue trasladada al Ministerio Público para deslindar responsabilidades.

Las primeras versiones detallan que la mañana de este lunes fue encontrado el cadáver del menor envuelto en una sábana dentro de su habitación, con huellas de violencia y varias heridas de arma punzocortante.

En el lugar solo estaba el menor con su hermana, pues su madre se fue a trabajar durante la noche y refirió a las autoridades que “los dejó viendo tele”.

La menor fue atendida por especialistas de la Fiscalía Capitalina al tiempo que se inició la investigación correspondiente.

Padres asesinan a sus hijos

En los últimos meses se han registrado otros dos casos de menores asesinados, pues en las zonas más marginadas de la alcaldía Gustavo A. Madero, dos niños fueron asesinados por sus propios padres: las víctimas son Dylan, de siete años, e Isabel, de cuatro. De acuerdo con la investigación de la fiscalía, ambos sufrieron violencia en extremo.

El caso de Isabel fue reportado desde el 11 de julio, luego de que pepenadores indicaron que en un basurero de la Sierra de Guadalupe se encontró una maleta con el cuerpo de una niña, el cual presentaba huellas de violencia.

El cuerpo pasó varios días sin ser identificado en el Instituto de Ciencias Forenses, hasta que una tía de la menor se acercó a las autoridades y narró que los padres de Isabel se querían mudar y la niña “les estorbaba”.

Reveló que vivían en condición de extrema pobreza y la menor era golpeada constantemente.

Mostró fotografías que ella había tomado y aseguró que denunció el caso en la fiscalía, pero nunca atendieron al llamado de auxilio.

Dijo que un día los vio salir de donde vivían, en Cuautepec, cargando a la niña envuelta y se limitaron a decir que se “había caído” y la llevaban al médico.

La fiscalía localizó en Hidalgo a los padres, identificados como Noé y María Guadalupe, quienes fueron procesados por el asesinato de su propia hija.

Dylan murió golpeado

El homicidio de Dylan se registró el 8 de julio, vivía con su familia en Cuautepec, sus vecinos, familiares y maestros denunciaron que el niño era violentado, sin embargo, sus padres aseguraban que “Dylan se golpeaba solo” porque estaba celoso de su hermana recién nacida.

Un día los vecinos lo dejaron de ver y llamaron a las autoridades, quienes encontraron el cuerpo del menor en un baño con varios golpes.

El cadáver tenía más de dos días en ese lugar, sus padres lo dejaron abandonado luego de que lo golpearon y ocultaron información a las autoridades, por lo que también fueron detenidos.

Con información de El Universal