Científicos del Instituto Pasteur de París, Francia, descubrieron en murciélagos del norte de Laos, Asia, una cepa de virus muy parecida a la del SARS-CoV‑2, causante de covid-19.

A principios de 2021 investigadores de ambos países llevaron a cabo una expedición para analizar diferentes especies de murciélagos que viven en grutas calcáreas.

“La idea inicial era intentar identificar el origen de esta epidemia", explicó Marc Eloit, responsable del laboratorio especializado en el descubrimiento de nuevos patógenos en el Instituto Pasteur.

Tras un análisis de diversas muestras recogidas y datos coincidentes, se tiene la sospecha de que algunos murciélagos insectívoros podrían albergar el virus.

Las muestras fueron recogidas en una región que forma parte de un inmenso relieve kárstico, con formaciones geológicas calcáreas, ideales para albergar a colonias de murciélagos, que se extiende desde Laos hasta el norte de Vietnam y el sur de China.

Las secuencias de los virus hallados en los murciélagos son casi idénticas a las del SARS-CoV-2 y los investigadores demostraron que puede contaminar células humanas, sin embargo, los virus analizados carecían de lo que se conoce como "sitio de clivaje de la furina", una función presente en el coronavirus, que activa la proteína Spike.

La proteína Spike es la que permite al virus mejorar su poder de penetración en las células humanas, y por ello, es la clave del poder patógeno del virus que se ha propagado por todo el planeta.

Con información de Milenio