Arturo Zaldívar Lelo de la Larrea, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), denunció presiones contra ministros para exigirles reconocer la objeción de conciencia como un derecho ilimitado, pero sentenció que el alto tribunal no cederá.

En la sesión de este lunes, la SCJN invalidó la figura de objeción de conciencia establecida en el artículo 10 BIS de la Ley General de Salud porque consideró que el Congreso de la Unión la incluyó sin limitantes claras, lo cual debe ser corregido.

Por ello, ministros analizarán este martes qué limitantes debe agregar el Congreso de la Unión para evitar que el derecho de acceso a la salud se vea perjudicado por el ejercicio del derecho a la objeción de conciencia que tiene el personal de salud.

Zaldívar Lelo de Larrea advirtió que en muchas partes del mundo la objeción de conciencia ha sido utilizada como una salida para negar el ejercicio del derecho de otras personas, particularmente a la interrupción legal del embarazo, por lo que pidió a sus compañeros en Pleno no permitir que esta figura se quede de manera ilimitada en la ley.

Agregó que incluso los grupos que se oponen al reconocimiento del derecho a decidir de las mujeres han ejercido presiones para que la Corte avale la objeción de conciencia sin límites.

“Todos los grupos que se oponen al derecho de las mujeres están presionando para que este tribunal reconozca una objeción de conciencia ilimitada porque saben perfectamente que si esto pasa ahí se acaba el ejercicio de las mujeres a tener un aborto digno, lo que es obligatorio para el Estado de acuerdo con la sentencia que dictó este tribunal constitucional”, apuntó.

Antes de la discusión de la figura de objeción de conciencia, la Corte analizó la criminalización del aborto y el derecho de la vida desde el momento de la concepción.

 

Con información de El Universal