En un intento por frenar la entrada de miles de migrantes haitianos a su territorio, Estados Unidos cerró este domingo su frontera con México en la ciudad texana Del Río y comenzó su deportación hacia la nación caribeña.

Casi una veintena de vehículos del Departamento de Seguridad Pública de Texas se estacionaron en el puente y el río de la localidad texana, donde desde hace tres semanas los migrantes están cruzando por Ciudad Acuña, Coahuila.

Los agentes colocaron cinta amarilla para impedir el paso hacia una represa que los haitianos estaban usando para cruzar hacia territorio estadunidense.

Al mismo tiempo, las autoridades de EU empezaron a repatriar este domingo a algunos de los miles de haitianos que estaban retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas.

De acuerdo con varios agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU contactados por EFE, ayer salieron tres vuelos desde Texas en dirección a Haití con “decenas” de nacionales de ese país caribeño.

Dos vuelos salieron del aeropuerto de la ciudad de San Antonio, y otro de la fronteriza Laredo. Por su parte, Reuters distribuyó fotos de haitianos en Del Río subiendo a aviones de la oficina de Guardacostas estadounidense.

Se prevén de dos a ocho vuelos de repatriación por día dependiendo de la capacidad operacional y la aprobación de los aterrizajes por parte del gobierno haitiano. En los últimos días, unos 13 mil migrantes, en su mayoría haitianos, estaban acampando debajo del puente internacional que une Ciudad Acuña y Del Río, según información del diario Milenio.