La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) informó que, en 2023, enviará a la Luna, el Vehículo de exploración polar para investigación de volátiles (VIPER) con el fin de “mapear y explorar la superficie y el subsuelo de la región en busca de agua y otros recursos”.

Asimismo, dio a conocer el lugar de aterrizaje en que planea realizar dicha misión espacial. El VIPER “aterrizará cerca del borde occidental del cráter Nobile en el polo sur de la Luna”, ya que se trata de una de las regiones más frías dentro del Sistema Solar.

De acuerdo con las investigaciones que se han hecho, el cráter Nobile de la Luna se formó tras chocar con otro cuerpo espacial más pequeño y se trata de una región a la que, prácticamente, nunca le da la luz solar, lo que hace posible que exista hielo ahí.

“Una vez que esté en la superficie lunar, VIPER proporcionará mediciones reales del terreno para ubicar la presencia de agua y otros recursos en el polo sur lunar, y las áreas que rodean el cráter Nobile muestra ser las más prometedoras en esta búsqueda científica” detalló Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia en la sede principal de la NASA.

Zurbuchen añadió que esta misión también permitirá conocer más sobre el origen y desarrollo de nuestro satélite terrestre:

“Los datos que VIPER envíe proporcionarán a los científicos lunares de todo el mundo una mayor comprensión del origen cósmico, la evolución y la historia de nuestra Luna”, añadió.

Detalles de la región a estudiar del cráter Nobile

·         Será un área de 93 kilómetros cuadrados.

·         El VIPER estudiará diferentes entornos lunares. Se tiene pensado que por lo menos visite “seis lugares de interés científico con tiempo adicional de sobra”, informó la NASA.

·         Su exploración en la Luna tendrá una duración de 100 días.

·         Tiene como propósito analizar las características del hielo. “Cómo el agua congelada y otros recursos llegaron a la Luna en primer lugar. También planean identificar de dónde vienen, cómo permanecieron preservados durante miles de millones de años, cómo se escapan y adónde van”, añadió la agencia.

·         Recolectará, al menos tres muestras del suelo, que serán estudiadas por los científicos de la NASA.

·         El rover proporcionará los detalles suficientes para crear un mapa de los recursos en la Luna y ayudará “a documentar futuras misiones tripuladas para establecer una presencia a largo plazo en la superficie lunar”, se concluyó.