En medio de la pandemia de covid-19 el Centro Histórico de Puebla recobró vida con los charros y las “adelitas” que festejaron y gritaron "viva México" en el zócalo y Casa Aguayo, en las dos celebraciones del Grito de Independencia.

Al reanudarse los festejos presenciales, ya que el año pasado fueron virtuales, cientos de personas celebraron olvidando un rato la “sana distancia” y generando aglomeraciones luego de pasar por los filtros sanitarios, donde les tomaban la temperatura les proporcionaban gel antibacterial.

Para los festejos en el zócalo y las calles aledañas hubo filas largas y no se limitó el aforo, mientras que en los cuatro escenarios para conciertos el gobierno municipal instaló asientos para mantener distancia entre las personas.

En “Los Portales” la fiesta volvió luego de varios meses de soledad. Incluso un grupo de jóvenes de Alemania y Francia se sumaron a los festejos y confesaron su gusto por la comida mexicana: como los tacos y los chilaquiles

A las 11 de la noche en el zócalo se transmitió el “grito” de Palacio Nacional encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para luego dar paso a las arengas de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, quien realizó su festejo sin presencia de funcionarios estatales y solo acompañada de su gabinete.

“Es de todos los ciudadanos (el grito) acuérdense qué en 2018 se rompió el molde de la política tradicional, de algo de lo que nos van a recordar en la cuarta transformación, es que logramos realmente hacer valer el poder popular. El poder del pueblo, aquí estuvieron poblanos y poblanas gente de otros países que vino, que vinieron de otros estados y que sintieron un orgullo”, señaló la alcaldesa en su último evento cívico.

La foto del recuerdo

Previamente, alrededor de las 21:15 horas, se abrió una parte del zócalo de Puebla para que las y los visitantes pudieran posar con los adornos de luces.

El acceso fue controlado por policías municipales y las personas podían permanecer más de cinco minutos en el lugar.

Luis Juárez y su esposa Natalia Torres estuvieron formados por más de tres horas hasta que les autorizaron el ingreso.

“Se siente muy bonito estar aquí, después de un año encerrados. Tomamos las medidas necesarias y solo es una vuelta, la tenemos que pasar en familia”, comentó Natalia.

La música 

En la Plaza de la Democracia se registró la menor asistencia de los cuatro escenarios para conciertos, ya que la afluencia se concentró principalmente en el propio zócalo y en la esquina de la 3 Oriente y 16 de Septiembre, a un lado de la catedral, donde se instaló otro escenario.

El ambulantaje

En las inmediaciones del zócalo no pudieron faltar los puestos ambulantes de artesanías, productos típicos y antojitos mexicanos: chalupas, molotes, tostadas y elotes, entre otros.

Por su parte en breve entrevista la secretaria de Gobernación Municipal, Catalina Pérez Osorio, declaró que el ayuntamiento autorizó la instalación de 250 comerciantes ambulantes en el Centro Histórico para los festejos patrios.

Por ello pidió comprensión de la ciudadanía, pues dijo “la gente necesita comer" y durante la pandemia muchos comerciantes se quedaron sin empleo.

Sin sana distancia en Casa Aguayo

En Casa Aguayo se repitió el mismo patrón, ya que sin sana distancia cientos de personas se dieron cita para ser parte del Grito de la Independencia encabezado por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Desde antes de las 20:00 horas comenzó el arribo de visitantes a la zona del barrio de El Alto, que estuvo rodeada de vallas y custodiada por decenas de policías.

A los alrededores de la nueva sede de los festejos patrios también se instalaron vendedores de frituras, comida y hasta huevos rellenos de confeti.

A unas calles se pudieron encontrar chalupas, pelonas, esquites y otros alimentos que por parte de vendedores ambulantes instalados frente al Teatro Principal.

Antes de “el grito” las y los asistentes pudieron disfrutar de música regional, así como presentaciones de mariachi y danza folclórica, mientras que al terminar el evento cívico también hubo baile y concierto.

Estas actividades se dieron a pesar del desarrollo de la tercera ola de la pandemia de covid-19.

La Secretaría de Salud (SSA) federal reportó este miércoles 2 mil 565 casos activos de covid-19 en el estado, mientras que suman 13 mil 966 defunciones desde el inicio de la pandemia.

Aunque era obligatorio el uso de cubrebocas, no faltó quien se lo quitó luego de cruzar el filtro sanitario, donde ofrecían a las personas gel antibacterial y les revisaban la temperatura corporal.