Las calles del primer cuadro de la capital poblana se vieron abarrotadas de vendedores ambulantes la tarde previa a la ceremonia del Grito de Independencia que encabezará la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco este 15 de septiembre.

Entre los cierres viales y múltiples controles de acceso peatonal que instaló el Ayuntamiento de Puebla para poder llegar al Zócalo, la afluencia de personas fue de normal a escasa en las calles aledañas al Palacio Municipal.

Pero la calle 5 de Mayo se vio completamente abarrotada debido a que fue tomada por los comerciantes ambulantes, desde la 2 hasta la 16 Poniente, dejando apenas dos estrechos pasillos para los transeúntes.

Lo mismo ocurrió en las calles alrededor de la Catedral de Puebla y del Callejón de los Sapos, donde fueron instalados dos escenarios para la presentación de espectáculos musicales para la noche del 15.

En la zona se veden lo mismo banderas de México que rebozos y  trenzas postizas,  hasta ropa, calzado y bolsos para toda ocasión además de juguetes y pilas.

El comercio informal de vio desbordado pese a la presencia de personal de Protección Civil Municipal y Vía Pública del Ayuntamiento, pues además de comida y piratería, los ambulantes vendían pirotecnia en plena calle 5 de Mayo.

Se espera que en las  horas de la noche el tránsito de personas en el primer cuadro de la ciudad se incremente, si es que el clima lo permite, para poder presenciar la ceremonia del Grito de Independencia, tomando en cuenta que habrá dos celebraciones en la zona.

Una estará encabezada por la presidenta municipal Claudia Rivera en el Palacio Municipal, y otra por el gobernador Miguel Barbosa Huerta en Casa Aguayo. En ambos casos, habrá espectáculos musicales y, supuestamente, habrá aforo reducido para evitar aglomeraciones.