Por ocultar el origen, propiedad y destino de recursos millonarios a través de la triangulación de cuentas bancarias, Cuauhtémoc Blanco,  gobernador de Morelos, y otras tres personas, entre familiares y funcionarios, fueron denunciados ante la Fiscalía Anticorrupción de ese estado

La denuncia incluye al hermano del mandatario, Ulises Bravo, quien influyó en diversos asuntos de gobierno sin ser funcionario y quien actualmente dirige el Partido Encuentro Solidario (PES) en Morelos, además de Edgar Riou Pérez, primo y secretario particular del mandatario, y Jaime Tamayo Godínez, amigo del exfutbolista y apoderado de la marca “Cuauteminha”.

Según el expediente, Tamayo Godínez ha hecho depósitos millonarios en su cuenta 9133572945 de Banamex, lo mismo que en la 50048914915 de Inbursa, por 43.6 millones de pesos y retiros por 40.2 millones de pesos. De agosto de 2016 a octubre de 2018, registró depósitos por 505.4 millones de pesos en la cuenta 60557555418 de Santander.

También se denunciaron operaciones en efectivo por parte del hermano del gobernador, Ulises Bravo Molina, en la cuenta 5565 0566 5556 8187 de Santander, de la sucursal Coyoacán de la Ciudad de México, según una nueva que ubica los presuntos delitos en el periodo en que Blanco fue presidente municipal de Cuernavaca, de 2016 a 2018.

Según el nuevo expediente, los acusados presentan un perfil económico que no es acorde con su información fiscal y financiera, y no tienen forma de justificar sus fuentes de ingresos.

La denuncia fue interpuesta por el abogado Enrique Paredes Sotelo, quien en su momento extendió a Blanco la constancia de residencia en Morelos que le permitió postularse como alcalde.

Comercializadora Saime, señalada como empresa fachada, forma parte de las triangulaciones financieras denunciadas y está relacionada con Ulises Bravo.

Tamayo Godínez es representante legal de cuatro sociedades mercantiles, una de ellas denominada Calipso Comunicaciones y Sistemas, también señalada como firma fachada, según una información del periódico Reforma.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) detectaron una red de lavado de dinero y cuentas millonarias en el entorno de Cuauhtémoc Blanco, en junio de 2020.